Ciudadanos proyecta convertir El Cristo «en una verdadera ciudad universitaria»

Nacho Cuesta. / A. PIÑA
Nacho Cuesta. / A. PIÑA

Nacho Cuesta denuncia que el tripartito es el «cooperador necesario» del Principado en una «operación especulativa» en el viejo HUCA

J. C. A. OVIEDO.

El plan de Ciudadanos para revitalizar el barrio de El Cristo si obtiene la Alcaldía el próximo 26 de mayo consiste en «crear una verdadera ciudad universitaria al estilo de las europeas y americanas», avanzó ayer su candidato, Nacho Cuesta.

El futuro de El Cristo pasa así, para la formación naranja, por dotar lo que fue el antiguo HUCA de «algo más que un campus que agrupe facultades», de un complejo que se complemente con residencias de estudiantes, equipamientos deportivos y ocio y restauración, algo que «nos permita que el barrio vuelva a tener vida durante todo el día», añadió antes de censurar otras propuestas como la anunciada por el PP de trasladar a los terrenos del viejo hospital la Ciudad de la Justicia.

«Otras propuestas que se plantean como la de la Ciudad de la Justicia significaría que a partir de las dos de la tarde el barrio quedaría igual que está hoy: muerto por completo», afirmó el candidato, que se mostró «convencido» de que ningún establecimiento hostelero pueda «vender un menú del día» tras el cierre de los juzgados a las dos de la tarde.

Que Cuesta avanzara su propuesta de ciudad universitaria ayer no es casual. El martes el Pleno municipal aprobó el inicio de la tramitación urbanística para El Cristo-Buenavista. A ojos de Ciudadanos, una mera «operación especulativa» por parte del Principado y de la que «el tripartito ha sido cooperador necesario». El tripartito ha dado carta de naturaleza al plan del Principado para el barrio de El Cristo, que no es otra cosa que especular con esos terrenos, esperar a un repunte inmobiliario, y venderlos en el mercado», reprendió.

«Cuando se traslada el hospital se deja morir un barrio, 150 comercios cerrados sin más planificación por parte del gobierno socialista que esperar al repunte inmobiliario», indicó para apuntar que el plan aprobado no tiene «absolutamente ningún beneficio para la ciudad», con la paradoja de la plaza de toros que, «con la protección de Patrimonio está convertida en un auténtica ruina».