El colegio Germán Fernández Ramos estrena accesos y un nuevo patio

La directora del centro, Azucena Fernández, junto con Ana Rivas, Wenceslao López, Iván Álvarez y miembros de la asociación de vecinos y el Ampa del colegio público Germán Fernández Ramos. /  PIÑA
La directora del centro, Azucena Fernández, junto con Ana Rivas, Wenceslao López, Iván Álvarez y miembros de la asociación de vecinos y el Ampa del colegio público Germán Fernández Ramos. / PIÑA

Tras una inversión municipal de 308.000 euros, los alumnos de Infantil disfrutarán de «un espacio amplio y con buena orientación»

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

El colegio público Germán Fernández Ramos estrenará en las próximas fechas -a falta de los últimos retoques- los nuevos accesos y el oatio del que disfrutarán los alumnos de Infantil. Tras un «largo tiempo de espera», Azucena Fernández, la directora del centro explicó que «vemos ahora los resultados. Sobre todo porque hemos ganado en accesibilidad para toda la comunidad educativa y además ganamos un espacio exterior amplio con buena orientación y al aire libre que es lo que buscábamos».

Las obras en el centro comenzaron en septiembre y se han alargado más de los dos meses previstos por lo escarpado y complicado del terreno. Los antecedentes del inestable terraplén hablan de que en un domingo de 2016 un argayo se llevó por delante el muro de contención del colegio. No era la primera vez que sucedía, las anteriores navidades otro corrimiento levantó bloques del cerramiento por encima de las vallas. La dirección del centro, la comunidad educativa y la asociación de vecinos Paulino Vicente solicitó una alternativa al Ayuntamiento que, mientras trabajaba en dar una solución al terraplén, encontró el espacio suficiente para mejorar la accesibilidad del centro y ganar, al mismo tiempo, un nuevo patio rebajando la pendiente.

«Será el patio para los alumnos de Infantil paro también de otras franjas educativas», añadió la directora que avanzó que el área de Educación Física tiene previstas actividades en la zona y que con el nuevo arenero y juegos a instalar, los más pequeños también se disfrutarán de la instalación.

La actuación ha supuesto una inversión de 308.000 euros para dos rampas de accesibilidad, la mejora y adecuación del argayo y la instalación de una cancha de juego además del acondicionamiento de la acera exterior y cambio de parte del alumbrado.

El alcalde Wenceslao López y los ediles Ana Rivas e Iván Álvarez visitaron ayer el fin de los trabajos. «Son unas obras notables para el colegio», resumió López que explicó cómo, cuando los técnicos comenzaron a redactar el proyecto, «acababan de subir los guajes de 0 a 3 años de Teatinos y vimos que no había espacio con los más mayores. Se nos ocurrió que aparte del acceso se podía incorporar este patio para que pudieran venir a jugar».

Una intervención «costosa», añadió el regidor y muy demandada por la comunidad educativa del Fernández Ramos que gana así un «patio fantástico», como lo definió el alcalde.

En el mismo sentido se pronunció Iván Álvarez. «Es una obra importantísima. Más de 300.000 euros invertidos en nuestros hijos en una intervención históricamente demandada por la comunidad educativa y vecinal», añadió el edil que avanzó que desde el área de Contratación continuará con la tramitación de otros proyectos como los viales de San Lázaro para «generar un espacio más amable y útil para el disfrute de nuestros vecinos». Un proyecto en el que también están incluidas las mejoras del estadio para el desarrollo de eventos y conciertos al «subsanar los problemas de evacuación que tienen las pistas de San Lázaro».