Un conductor ebrio derriba un muro y vuelca en una acera de El Campillín

El vehículo quedó volcado en una acerca de la calle Arzobispo Guisasola.. / S. C.
El vehículo quedó volcado en una acerca de la calle Arzobispo Guisasola.. / S. C.

El hombre, de 34 años y que triplicaba la tasa de alcohol permitida, salió ileso a pesar del aparatoso accidente

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Quedó en un susto pese a lo aparatoso del accidente. El conductor G. M. J. R., de 34 años, chocó a las ocho de la mañana de ayer contra el bordillo de la acera izquierda de la calle Arzobispo Guisasola, derribó un muro del parque de El Campillín y volcó parcialmente. El vehículo quedó tendido mirando en dirección contraria. El hombre salió ileso.

Cuando los agentes de la Policía Local llegaron al lugar de los hechos y le realizaron el control de alcoholemia dio positivo. Tenía 0,8 miligramos por litro de aire expirado (cuando el máximo permitido es 0,25) y fue detenido. Ahora, afronta una sanción penal por triplicar la tasa, que puede acarrear entre tres y seis meses de prisión o una multa económica y la posible pérdida del carné de conducir.

También participaron en el operativo miembros del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS), que se encargaron de estabilizar el vehículo. Fue retirado posteriormente por la grúa, según apuntaron ayer fuentes de la Concejalía de Seguridad Ciudadana.

Este no fue el único accidente con alcoholemia positiva que se registró ayer por la mañana en Oviedo. Un hombre de 52 años, L. H. H., chocó a las doce del mediodía contra el escaparate de una tienda de coches en la calle Jardín de La Corredoria. Registró 0,9 miligramos por litro de aire espirado y minutos después fue detenido por la Policía Local.

Tercera detención

La tercera alcoholemia del día la protagonizó un hombre en la calle Arzobispo Guisasola. Los hechos se produjeron cinco minutos antes de las nueve de la mañana, cuando el hombre dio 0,75 miligramos por litro de aire expirado, según señalaron estas mismas fuentes.

 

Fotos

Vídeos