Cruz Roja atendió a 3.053 personas en «extrema vulnerabilidad»

Sandra González y Guillermo González, coordinadora y presidente de la Asamblea Local de Cruz Roja, ayer en la presentación. / PIÑA
Sandra González y Guillermo González, coordinadora y presidente de la Asamblea Local de Cruz Roja, ayer en la presentación. / PIÑA

Los programas contra la pobreza y la exclusión social y la atención a personas mayores centraron las actuaciones el pasado ejercicio

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Una persona en vulnerabilidad extrema es aquella con un alto riesgo de pobreza y exclusión social. Cruz Roja atendió el pasado año en Oviedo a 3.053 personas con estas circunstancias. La cifra refleja que la recuperación económica, laboral y social no llega a todos por igual y aunque es ligeramente menor que la de 2017, que se situó en 3.420 atenciones, sigue reflejando el alto riesgo de pobreza que hay en el municipio.

La Asamblea Local de Cruz Roja presentó ayer su memoria anual de actividades correspondiente a 2018 donde la atención a la «vulnerabilidad extrema» es el pilar que más recursos consume dentro del área de intervención social de la entidad. Los beneficiarios reciben ayudas para alimentación, higiene, material escolar o para el pago del alquiler.

Por detrás le siguen los programas enfocados a los mayores. «Hemos atendido a un total de 2.759 personas a través de 265.248 intervenciones», explicó Sandra González, coordinadora de la Asamblea Local de Cruz Roja. En este área, la entidad busca aumentar la implicación de los ancianos para «mejorar su calidad de vida en su proceso de envejecimiento, fomentando su autonomía y paliando su soledad».

Cruz Roja también colaboró con doscientas familias a las que se les facilitó ayudas para afrontar el consumo de energía de sus hogares y también contribuyó a la integración social de 132 personas con discapacidad, lo hizo «potenciando su participación en actividades de ocio, así como su movilización para evitar situaciones de aislamiento y permitir realizar por sí mismos actividades de su vida diaria».

Otro de los pilares del paquete de intervenciones de Cruz Roja en el municipio fue el referente al empleo. La entidad facilitó la «empleabilidad a 532 personas logrando una inserción laboral del 42%», señaló su coordinadora.

La población inmigrante, por su parte, se benefició de las ayudas destinadas a su integración a través del idioma: en total, 129 personas en todo el 2018.

El resto de actuaciones se centraron en programas de salud, como charlas sobre primeros auxilios; la prevención de emergencias, en las que se atendió a 235 personas sin hogar o actividades enfocadas a la participación de la infancia y la juventud

En total, durante el pasado año Cruz Roja atendió a 24.643 personas a través de 637 voluntarios y la colaboración de cerca de 9.000 socios y 180 empresas.