Cuentos para ser cantados

Davod Varela con su mandolina en plena actuación musical y literaria en Trascorrales. / PABLO LORENZANA
Davod Varela con su mandolina en plena actuación musical y literaria en Trascorrales. / PABLO LORENZANA

LibrOviedo reúne en Trascorrales a más de un centenar de escolares | La feria literaria reúne a los colegios de La Corredoria, Carmen Ruiz- Tilve y Buenavista II en una jornada dedicada a la música tradicional

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Hay quien vive cantando y hay que cuenta cantando. Al menos así se toma la vida un peculiar trovador que ayer conquistó en LibrOviedo a un público exigente en esto de los cuentos. La feria del libro por antonomasia en Oviedo congregó ayer en Trascorrales a más de un centenar de escolares de los colegios La Corredora, Carmen Ruiz-Tilve y Buenavista II.

David Varela fue el encargado de mantenerlos expectantes. Un moderno trovador defensor de la música e instrumentos tradicionales que se sirvió de zanfona y banjo para poner una peculiar banda sonora a los cuentos de toda la vida. Así 'El flautista de Hamelin' sonó más medieval que nunca. «Yo soy una especie de actor de cuento», reivindicó Varela que aprovechó el hilo narrativo de los cuentos para explicar las características de unos instrumentos que no dejaron indiferentes. «A mí me gustó mucho el banjo», aseguró Diego Alonso que a sus siete años dejó muy claro cuál es su preferencia literaria: «Mi cuento favorito es Fray Perico de La Mancha», explicó este alumno de primero de Primaria del colegio Buenavista II.

Visita sorpresa

Los presentes en la actividad infantil se toparon con la delegada del Gobierno en funciones. Delia Losa acudió al seminario organizado por el Instituto Geográfico Nacional y el Centro Nacional de Información Geográfica. La cita era a las doce del mediodía, pero la delegada llegó una hora antes para disfrutar de las novedades de LibrOviedo. «Soy una amante de los libros pero no voy a engañar a nadie, no soy una gran lectora porque no tengo tiempo», aseguró para añadir a renglón seguido que en cuanto coge vacaciones «devoro los libros». De la feria se llevó tres: 'Lo que callan los muertos', de Ana Lena Rivera; «los agujeros de gusano', de Luisa Navia-Osorio; y 'Nada te espante', de Susana Pérez-Alonso. «Todo de mujeres escritoras que luchan por hacerse un hueco y mantenerse en el mundo de la literatura», defendió Losa.

Por la tarde, Trascorrales fue un hervidero de gente que no quiso perderse la presentación de la novela de Leticia Sánchez Ruiz, 'Cuando es invierno en el Mar del Norte'.

Temas

Oviedo