«Daba vergüenza decir que eras del barrio de Otero»

La visita celebrada ayer por la zona. /  A. PIÑA
La visita celebrada ayer por la zona. / A. PIÑA

Uniendo Barrios organiza un paseo por la Ronda Sur para denunciar la «brecha urbana» que es la calzada de seis carriles y recordar el origen del polígono

J. C. A.OVIEDO.

«Esta ciudad nunca se ha pensado en su conjunto sino a trozos». Así denunció ayer el arquitecto Manuel Carrero de Roa la existencia de la Ronda Sur, una vía rápida que se comenzó a pergeñar en los años del desarrollismo franquista pero que se concretó tras la transición para dar salida a los vehículos que, desde el centro de la ciudad, se dirigían a la cuenca del Caudal y, desde ahí a la Meseta, a Madrid. La solución de movilidad, con la expansión de los barrios de una ciudad que era obrera en su periferia y acaudalada en el centro, se diseñó a la par de otra barrera viaria, la del ferrocarril de vía estrecha que también circunvalaba, el Oviedo Redondo y que se eliminó en 1999 para alumbrar aquello del Cinturón Verde.

Uniendo Barrios, la plataforma que agrupa a colectivos vecinales a ambas orillas de la autopista urbana que supone la ronda interior, organizó ayer un paseo «desde dentro» por la Ronda Sur, desde la glorieta de San Lázaro hasta la del cardenal Tarancón a la que acudieron varias agrupaciones de otros barrios de Oviedo, desde SOS Viejo Hospital hasta Imagina un Bulevar, pasando por la centralilla de Ciudad Naranco.

La arquitecta Kaila San Fabián relató la historia del polígono de Otero, construido en los albores del desarrollo económico español, separado del resto de la ciudad con una potente imagen: «por el barrio ibas con unos zapatos y te ponías otros para ir a Oviedo. A la gente le daba vergüenza decir que eras de Otero».

Una asimetría ensanchada por la ronda. José Francisco Sánchez, de la Ampa de las Escuelas Blancas, evidenció los problemas de movilidad y seguridad vial de los alumnos. Así como la falta de equipamientos: «A los cinco años no se deja de jugar, y no hay parques para los mayores».