Dañan con pintura roja el monolito dedicado a los represaliados franquistas

Estado en el que quedó el monolito después de que le arrojaran la pintura roja. /  ALEX PIÑA
Estado en el que quedó el monolito después de que le arrojaran la pintura roja. / ALEX PIÑA

La Asociación de Familiares y Amigos de la Fosa Común de Oviedo denuncia ante la Policía Nacional este acto vandálico «lamentable»

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

«Nunca habíamos sufrido un acto vandálico de esta magnitud». Así de contundente se mostró Celestino Martínez, presidente de la Asociación de Familiares y Amigos de la Fosa Común de Oviedo ante la imagen que se encontraron ayer por la mañana en el monolito que honra a las 1.500 víctimas que fueron fusiladas por la represión franquista entre 1937 y 1952. La estructura apareció cubierta de pintura roja que alguien lanzó durante la noche del miércoles al jueves. «Nos llevamos una sorpresa tremenda aunque hace tiempo que intuíamos que algo así iba a ocurrir», aseguró Martínez. Un acto vandálico que desde la Asociación de Familiares y Amigos de la Fosa Común calificaron de «lamentable y rechazable».

Por esta razón, ayer mismo interpusieron una denuncia ante la Policía Nacional con el fin de que se inicie una investigación y se aclare lo sucedido. Sospechan que quien dañó el monolito aprovechó la celebración del día de Todos los Santos para dar notoriedad a la gamberrada, ya que la festividad congrega a un gran número de gente en torno al camposanto. «Creemos también que puede estar relacionado con todo el asunto de la exhumación de los restos de Franco», señaló Celestino Martínez.

El monolito está ubicado al lado de la carretera que rodea una de las entradas laterales al camposanto, junto a uno de los aparcamientos de gravilla del cementerio. Se instaló el 14 de abril de 2010 de manos de la Asociación de Familiares y Amigos de la Fosa Común de Oviedo en recuerdo a los represaliados por el régimen franquista. De hecho, la placa dañada con la pintura roja dice así: «Aquí fueron fusiladas más de 1.500 personas (hombres y mujeres) durante la represión franquista 1937-1952».

Celestino Martínez aseguró que en los últimos meses se está viviendo «un ambiente áspero y crespo» con actos que «de momento solo se relacionan con radicales», aseveró.

Por su parte, la asociación Trece Rosas aseguró que este «atentado» pone de manifiesto la necesidad de que se cumpla con la Ley de Memoria Histórica. «El preámbulo de la ley es muy claro, busca la reconciliación pero viendo lo que está pasando parece que no ha llegado. Queda mucho por hacer, todavía hay bandos que no han entendido la reconciliación», expuso Laura Díez, presidenta de Trece Rosas.

 

Fotos

Vídeos