El alcalde de Oviedo culpa a la Confederación Hidrográfica de la inundación de la residencia en Cerdeño

Operarios de mantenimiento achicando el agua ante la mirada de una de las trabajadoras de la residencia de la Tenderina. / MARIO ROJAS

El organismo estatal rebate que la normativa responsabiliza al Ayuntamiento de la limpieza de los arroyos en «zona urbana y aledaños»

Cecilia Pérez
CECILIA PÉREZ

Un mismo hecho objetivo. Dos versiones contradictorias. Es el resumen de la polémica suscitada a raíz de la inundación que anegó el garaje de la residencia de La Tenderina, perteneciente a la red de Establecimientos Residenciales de Ancianos del Principado, el pasado domingo tras el desbordamiento del río Abuli. La inundación obligó a evacuar a 110 usuarios.

El alcalde de Oviedo, Wenceslao López, señaló directamente a la Confederación Hidrográfica del Norte como única responsable. «Llovió en exceso y el río se desbordó porque no tenía un cauce limpio. Formalmente esa parte del arroyo es de la Confederación», apuntó. Y fue más allá asegurando que si se «entra en la discusión habrá que demostrarle que legalmente es de su responsabilidad», «no queremos entrar en conflicto pero hay que demostrarlo legalmente», aseveró tras la visita a las obras de asfaltado de Ciudad Naranco.

El dardo que lanzó el regidor municipal lo recogió la Confederación Hidrográfica del Norte. Con la normativa en la mano, fuentes del organismo estatal consultadas por este periódico aseguraron que «según la ley del Plan Hidrográfico la competencia es municipal» al tratarse de un tramo de río que discurre en «zona urbana y sus aledaños». También señalan a dos sentencias del Tribunal Supremo que recoge estas mismas disposiciones. «El Ayuntamiento debería haber limpiado el cauce porque está en zona urbana», incidieron desde la Confederación Hidrográfica del Norte.

Sin embargo, la cuestión no es tan sencilla porque fuentes municipales explicaron que esa zona ubicada entre La Tenderina y Cerdeño no está catalogada como zona urbana porque el plan parcial al que pertenece aún no ha sido aprobado.

Las consecuencias de la inundación de la residencia de La Tenderina también han llegado hasta la Junta del Principado de Asturias. Los grupos parlamentarios del Partido Popular y de Izquierda Unida han coincidido en señalar la «nefasta gestión» por parte de la gerencia de Establecimientos Residenciales de Ancianos del Principado de Asturias.

El portavoz de Bienestar Social del Grupo Parlamentario Popular, Matías Rodríguez Feito, puso el acento en la «improvisación» e «imprudencia» de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales y la gerencia del ERA. Además, criticó la falta de información a los familiares de los ancianos que cuando llegaron a la residencia se los encontraron en «camillas en la cafetería mientras la directora del ERA decía que estaban informados sin ser verdad».

Por su parte, Izquierda Unida calificó en boca de su diputada, Marta Pulgar, de «inaceptable» que no se informara previamente a los familiares de los usuarios del traslado. «Se hizo a la trágala y sin la menor previsión». Por todo ello, ambos grupos han solicitado la comparecencia tanto de la consejera de Servicios Sociales, Pilar Varela, como de la gerente del ERA, Graciela Blanco.

Mientras tanto, ayer los operarios encargados del mantenimiento de la residencia de La Tenderina continuaban achicando agua del garaje. Calculan que hoy finalicen las tareas de evacuación.

 

Fotos

Vídeos