De los desayunos a las meriendas solidarias

Belén Suárez Prieto en El Manglar durante la merienda-cena. / MARIO ROJAS
Belén Suárez Prieto en El Manglar durante la merienda-cena. / MARIO ROJAS

Belén Suárez Prieto organiza una iniciativa para ayudar a las familias más necesitadas | La actividad tendrá lugar cada quince días y los colaboradores podrán donar alimentos y productos de higiene personal

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Cuando los desayunos solidarios acabaron, a Belén Suárez Prieto le quedó en la boca un sabor amargo. Habían sido tres cursos escolares más un trimestre de colaboración ciudadana y muchas familias recibieron una ayuda gracias a esta iniciativa. Ahora, y casi dos años después del fin de servir el último desayuno, Suárez ha puesto en marcha otro proyecto: las meriendas-cenas colaborativas.

Esta iniciativa arrancó ayer por la tarde en el ecosistema cultural Manglar y su intención es que cada quince días un grupo de ovetenses se junten para pasar un rato agradable y ayudar a los vecinos que no tienen recursos suficientes: «Las meriendas están abiertas a todo el mundo y nuestro objetivo es recibir donativos de comida que no se pueda vender por su fecha de caducidad, pero que siga estando en buen estado».

Además, quiere recoger artículos básicos de higiene personal -como geles, pañales, compresas o papel higiénico- porque muchas familias no los pueden costear: «Con los desayunos nos dimos cuenta que algunos ciudadanos no podían pagar el precio de estos productos de primera necesidad y hemos decidido añadirlos a las meriendas. El resto de materiales no los cogeremos para no desbordarnos aunque si una familia nos pide unos zapatos de la talla 38 haremos un llamamiento para que alguien se los dé».

Por el momento, 44 colaboradores ya se han sumado a esta iniciativa y quince familias de todo Oviedo han mostrado su interés para ser ayudadas.

Más información

Una cita itinerante

La intención de esta licenciada en Filología Hispánica y correctora de textos de la Junta General es que cada domingo que se celebre esta cita, las familias se llevan a casa todos los productos que han sido donados bien por los comercios colaboradores como por los ovetenses que se han unido a este proyecto colaborativo: «Nuestra intención es que los productos entren y salgan para que tengamos que almacenar lo menos posible», tal y como apuntó ayer Suárez.

Esta iniciativa, que empezó a rondar por la cabeza de Suárez a mitad del curso pasado, tendrá un carácter nómada. Ayer, esta merienda-cena se celebró en el espacio Manglar y dentro de quince días se hará en el bar La Armónica del Paraguas de la calle Martínez Vigil. Para el domingo 11 de noviembre este proyecto se desarrollará en el bar El Paraguas de la misma plaza.

Temas

Oviedo