Detenido tras embestir a dos coches en Silla del Rey y huir en dirección contraria

La Policía Local, asistiendo al conductor del coche al que el detenido había embestido. / JUAN LLACA
La Policía Local, asistiendo al conductor del coche al que el detenido había embestido. / JUAN LLACA

El conductor, que fue interceptado por la Policía Nacional después de embestir a un tercer vehículo en la avenida de Galicia, trató de huir a pie

ALBERTO ARCEOVIEDO.

Como en las películas, pero sin heridos ni escenas preparadas. La Policía Nacional detuvo ayer, a las 20.25 horas, al conductor de un Nissan Primera de color blanco, que ocasionó tres accidentes de tráfico en la calle Silla del Rey, protagonizó una espectacular persecución policial en sentido contrario por las calles del centro de la ciudad y que, una vez interceptado, trató de huir a pie, dejando su coche en mitad de la avenida de Galicia. Le acompañaban dos mujeres jóvenes.

Los peatones asistieron incrédulos al inusual espectáculo. «Todo ocurrió muy rápido, señaló un testigo: a las ocho de la tarde en la calle Silla del Rey. Allí, el conductor del coche motivó un accidente por alcance con otros dos vehículos. No hubo heridos y el automóvil no quedó demasiado maltrecho. Asi que, y sin mediar palabra, el hombre emprendió la huida. Sin embargo, varios agentes de la Policía Nacional, que se encontraban patrullando el lugar en furgón, vieron lo ocurrido y comenzaron a perseguirle.

En ese momento, el conductor, lejos de detener el vehículo, aumentó la velocidad, cruzó la calle Valentín Masip en sentido contrario y encaró, en descendente, la avenida de Galicia. «Iba a más de cien kilómetros por hora», estimó uno de los peatones.

Fue entonces cuando, tras saltarse uno de los semáforos de la plaza América, prosiguió su huida por la calle Catedrático Miguel Traviesas y volvió a la avenida de Galicia, esta vez en sentido ascendente y sorteando a los coches.

No duró mucho. Mientras subía, colisionó con otro vehículo frente al edificio de la Cometa, un Kia Sportage de color blanco, y fue finalmente interceptado por los agentes. Para ese momento, ya había varias motos de la Policía Nacional, una dotación de la Guardia Civil y dos coches de la Policía Local sumados a la persecución.

No obstante, el conductor no se dio por vencido y trato de huir del lugar a pie. Minutos después fue finalmente detenido. Los agentes también identificaron a las otras dos pasajeras del turismo, que permanecieron sentadas sobre el capó del accidentado Nissan Primera mientras contemplaban el escape fallido de su acompañante.