Detienen a un ladrón de pisos en Valentín Masip por el color azul de sus ojos

La Policía Nacional logró identificar al autor de los robos en las viviendas gracias al llamativo rasgo físico que facilitaron los testigos

J. C. A. OVIEDO.

La Policía Nacional detuvo a un hombre de 48 años por robos con fuerza cometidos en cuatro viviendas del mismo inmueble de la calle Valentín Masip tras ser identificado por sus ojos azules por las víctimas de sus sustracciones. Las primeras alertas procedieron de una vecina de un edificio en la citada vía, que sorprendió al detenido, C.P.C., en una habitación de su domicilio, el pasado 11 de noviembre, cuando iba a buscar un juego de llaves que había echado en falta. En ese momento, el ladrón le espetó la frase: «Ya me voy, ya me voy», sin llegar a sustraer algún objeto del interior, salvo un juego de llaves, según informó la Jefatura Superior en un comunicado.

La comunidad de vecinos instaló cámaras de seguridad en el portal pero no fue una medida disuasoria suficiente y apenas dos semanas después, el 24 del noviembre, se produjo otro robo en el mismo inmueble. En este segundo suceso la inquilina pudo observar que alguien había entrado en su domicilio y que le habían sustraído alguna joya, dinero y también juegos de llaves.

El Grupo de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Brigada Provincial de Policía Judicial inició la investigación. Como dato para comenzar las pesquisas, a los agentes les llamó la atención que todos los testigos destacaran en su descripción los ojos azules del ladrón. Las sospechas de que iban tras la pista correcta fueron confirmadas cuando vieron las imágenes de las cámaras de seguridad. Coincidían con la descripción. El dispositivo dio sus frutos el 29 de noviembre con el arresto de C.P.C., que reconoció los robos y explicó a los agentes que accedía a los domicilios a través de ventanas abiertas de los patios interiores. Entonces entregó tres teléfonos móviles y un juego de llaves que acababa de sustraer.