«La doma natural de caballo no es un 'show'»

Conseguido. El domador Jon Fernández del País Vasco logró subirse al caballo tras la doma / PIÑA
Conseguido. El domador Jon Fernández del País Vasco logró subirse al caballo tras la doma / PIÑA

Domadores de Galicia, País Vasco y Extremadura participaron en un certamen «único en España» | Premoño reunió ayer a centenares de asistentes en la segunda edición del Desafio Horsemanship en las fiestas de Santa Ana

CECILIA PÉREZPREMOÑO.

Olvídense de la imagen de Robert Redford susurrando a los caballos porque la doma natural es mucho más que lo que quiso mostras el séptimo arte en las pantallas. El ejemplo real lo tienen a diecinueve kilómetros de Oviedo.

La localidad reguerana de Premoño se convirtió ayer en la capital de la doma natural de caballos.

En plenas fiestas de Santa Ana el plato fuerte del programa se vivió con la celebración de la II Edición del Desafío Horsemanship. Un concurso de doma natural de caballos que congregó a centenares de curiosos, aficionados y profesionales de esta disciplina. Un arte muy alejado de la idea de espectáculo. «Nosotros trabajamos con caballos y la doma natural no es ningún 'show'», incidió en ello José Luis Serradilla. Él fue uno de los domadores participantes en el certamen. Extremeño, de Jaraiz de la Vera para más señas, lleva veinte años dedicado a «conectar» con los caballos.

Una disciplina en la que la paciencia se convierte en la madre de la ciencia. «Hay que conocer muy a fondo al caballo, cómo es su percepción de la vida para así poder interactuar con él». Puede sonar extraño pero los equinos también tienen su perspectiva vital. «Cada ser vivo tiene una percepción diferentes. La de los herbívoros es diferente a las jerarquías que se establecen entre los carnívoros, como los lobos», ejemplificó Serradilla. «El caballo es un animal que quiere vivir tranquilo en paz», incidió este profesional de la doma natural.

Esta es la manera de lograr la conexión con el caballo para poder domarlo. «No es cuestión de montar al aninal lo antes posible sino enseñarle muchas cosas en el menor tiempo posible», resumió José Luis Serradilla.

Esto es lo que valoró el jurado de la segunda edición del Desafio Horsemanship. Un certamen con dos años de existencia pero con gran calado entre los profesionales de la doma natural. «Es el primer encuentro que hay de este tipo en España como desafío de doma y los que venimos aquí lo disfrutamos porque compartimos experiencias», valoró Serradilla.

Temas

Oviedo