«Iba a ducharme cuando oí la explosión y a una mujer pidiendo auxilio»

Uno de los vecinos del inmueble afectado relata que al abrir la puerta de su casa se encontró «con una nube de humo negra»

R. A.OVIEDO.

Estaba a punto de meterse en la bañera de su casa, en el segundo del número 5 de la calle Silla del Rey, cuando oyó un ruido raro. Un estallido. Pronto se dio cuenta de que algo grave había ocurrido: «Iba a ducharme cuando oí la explosión y una mujer pidiendo auxilio y socorro», describió este vecino, que prefirió guardar el anonimato. Abrió la puerta de su vivienda para ver lo que había pasado y se encontró con una nube de humo negra que rápidamente se extendió.

Una vez fuera del piso no pudo volver a entrar hasta que se lo permitieron los servicios de emergencias. «La Policía en un primer momento no me dejó volver, pero yo no tuve que ser atendido por los médicos», explicó a pie de calle mientras caía un fuerte chaparrón y uno de los perros afectados por el humo se recuperaba. Su mujer y uno de sus hijos fueron trasladados en ambulancia hasta el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), aunque su estado no reviste gravedad. «Respiraron humo y les harán análisis. Yo no quise que me atendiese porque estoy bien».

Siendo domingo, a algunos de los residentes de las inmediaciones les pilló fuera de casa y a otros a punto de salir a tomar al vermú. Algunos incluso se reunían en la iglesia cristiana de la misma calle. Dos de los asistentes comentaron que no se enteraron de lo ocurrido hasta que oyeron el sonido de las sirenas. Al salir, se dieron de bruces con el incendio. «Nos llevamos un susto grande», comentaron mientras permanecían atechados debido a la tormenta que a esas horas cayó en Oviedo.

La presencia de los Bomberos y la Policía Nacional, junto a la Local, sorprendió al resto de inquilinos de la zona. Muchos no se habían enterado de lo ocurrido y fueron los propios vecinos quienes les informaron de la situación y agradecieron que todo hubiese quedado en un «susto».