Economía rebajará a la mitad el IBI a las constructoras para los edificios en obras en 2019 en Oviedo

Las obras para el derribo del Sanatorio Blanco, donde se construirán viviendas, ya han comenzado. / MARIO ROJAS
Las obras para el derribo del Sanatorio Blanco, donde se construirán viviendas, ya han comenzado. / MARIO ROJAS

Propone crear una «bonificación obligatoria» del 50% de la cuota aplicable durante un máximo de tres años

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

Las grúas vuelven. En lo que va de año, Licencias ha concedido media docena de autorizaciones para nuevos edificios de viviendas. No es el bosque que llegó a poblar La Corredoria Este a principios de los 2000, cuando coincidieron en construcción solo en este barrio 16 promociones residenciales, pero la tendencia apunta hacia arriba. La Concejalía de Economía, además, dará un empujón al ladrillo a partir del año que viene: una bonificación del 50% en la cuota del Impuesto de Bienes Inmuebles para los edificios en construcción. De la rebaja se beneficiarán, según aclara el artículo 9 añadido a la ordenanza, las empresas de «urbanización, construcción y promoción» que sean propietarias de un solar e inicien en el mismo obras de construcción. Deberán solicitar la bonificación antes de comenzar los trabajos. El plazo de aplicación comprenderá desde el periodo impositivo siguiente a aquel en que se inicien las obras hasta el posterior a su terminación, «siempre que durante ese tiempo se realicen obras de urbanización o construcción efectiva, y sin que, en ningún caso, pueda exceder de tres periodos impositivos».

La bonificación del 50% se aplicará tanto a la obra nueva como a la rehabilitación «equiparable a esta», un capítulo reservado para restauración y reformas integrales de edificios.

La medida se suma a otras rebajas impositivas al sector. Unas nuevas -como el precio de las cédulas urbanísticas, rebajado a 80 euros gracias a la simplificación del procedmiento con medios informáticos- y otras aplicadas durante la última década de crisis y aún en vigor.

Es el caso de la que exime del pago a «la rehabilitación (renovación) de licencias de obra mayor caducadas», incluso «cuando su titular hubiera renunciado, con posterioridad a su otorgamiento, al ejercicio de los derechos autorizados en las mismas», que introdujo el PP en 2009. El epígrafe ha permitido que decenas de solares duerman el sueño de los justos esperando tiempos mejores, pero ha acabado por obligar a crear otra tasa para gravar la limpieza y desbroce por parte del Ayuntamiento de parcelas privadas abandonadas.

La propuesta de ordenanzas fiscales para el año mantiene, además, la rebaja que Urbanismo introdujo en 2018: una bonificación del 50% en las licencias de obra menor dado que se resuelven con una declaración responsable.

Más información

Otras rebajas

El texto para 2019, ahora en periodo de enmiendas, incluye las mejoras en las bonificaciones en el IBI para los propietarios de una vivienda de protección oficial, que se beneficiarán de una rebaja en la cuota del 40% en vez de la del 35% establecida para este ejercicio. Del mismo porcentaje de reducción se beneficiarán los propietarios de viviendas en edificios que instalen sistemas solares de aprovechamiento térmico o eléctrico que hasta ahora tenían un 35% de rebaja. Lo que no ha podido cumplir la Concejalía de Economía es ampliar el periodo bonificado a siete años. Se mantienen los tres actuales.

La Iglesia

La propuesta también mantiene el polémico artículo 8: «Los bienes inmuebles propiedad de confesiones religiosas que no estén destinados al culto o a labores sociales o asistenciales desarrolladas por aquellas no se considerarán exentos del Impuesto, por lo que tributarán conforme a la normativa vigente».

Lo dice la ordenanza fiscal, pero el Ayuntamiento, al igual que el resto de municipios que lo ha intentado antes, no ha conseguido recaudar un solo euro de IBI de las propiedades eclesiales. Tal vez el año que viene o el próximo sea distinto. El Gobierno de Pedro Sánchez ultima un listado exhaustivo de los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica, aquellos que la institución ha ido inscribiendo a su nombre en el Registro de la Propiedad, lo que abre la puerta a que el Estado, u otras administraciones, recuperen la titularidad de algunos. También ayudará a discriminar qué inmuebles propiedad de la Iglesia están destinados a culto religioso y blindados fiscalmente por el Acuerdo con la Santa Sede de 1979. El Concordato exime a la Iglesia del pago del IBI, pero también del de Sucesiones, Donaciones y Transmisiones Patrimoniales, el de Sociedades o el de Actividades Económicas.

Temas

Oviedo, Ibi