Las educadoras infantiles plantean un conflicto colectivo por el horario

Niños en una actividad en la escuela infantil de La Corredoria. /  M. ROJAS
Niños en una actividad en la escuela infantil de La Corredoria. / M. ROJAS

Denuncian al Ayuntamiento por excluirlas de la reducción de jornada estival aprobada para todos los funcionarios municipales

CECILIA PÉREZOVIEDO.

Una de las primeras medidas que llevó a cabo la concejalía de Personal, liderada por el edil del Partido Popular Mario Arias, tras su llegada al Ayuntamiento fue la aprobación de la reducción de la jornada laboral de todos los funcionarios municipales durante los meses de verano. Una medida que permite a los trabajadores municipales trabajar durante el período estival 30 horas semanales en vez de las 35 estipuladas para el resto del año. Una medida que permite al personal trabajar una hora menos al día hasta el mes de septiembre.

De este decreto quedaron excluidas las trabajadoras de las escuelas infantiles del municipio. Algo que ni entienden ni comparten. Por este motivo han presentado un contencioso, a modo de conflicto colectivo, ante el juzgado de lo Social. El juicio se celebrará a principios de septiembre. «El personal de las escuelas infantiles tienen derecho a la misma reducción que el resto de personal municipal en la parte que no estén de vacaciones», explicó Xosé Nel Valdés, secretario sindical de CCOO en el Ayuntamiento. Lo tienen, aseguró, porque son «trabajadoras municipales».

Desde el sindicato puntualizaron que el personal técnico de las escuelas infantiles cuenta con «vacaciones obligatorias» durante el mes de agosto más unos días en julio pero «el resto de días que comprenden el horario de verano que llega hasta septiembre sí tendrían derecho a la reducción de jornada». Es el argumento que han presentado ante los juzgados con el objetivo de incluir al personal de las guarderías municipales en la reducción de jornada durante la época estival. Antes de la aprobación de la medida impulsada por el Partido Popular, las 124 trabajadoras de las escuelas infantiles del municipio, tenía derecho a la aplicación de la denominada bolsa horaria de compensación por índice de absentismo pero la nueva resolución puntualiza que no tienen derecho a disfrutar de la jornada de verano, explicó Xosé Nel Valdés. «Anteriormente había otra medida que era un crédito horario de 55 horas que los trabajadores acumulaban en días y que descontaban en jornadas completas».

Aguas revueltas

El conflicto colectivo por la exclusión de las trabajadoras de las escuelas infantiles de la reducción de jornada durante el verano supone otro choque del nuevo equipo de gobierno con las educadoras, tras el aún sin resolver relacionado con la modificación del calendario escolar promovido por la concejalía de Educación, liderada por el edil de Ciudadanos José Luis Costillas, tras las quejas de los padres.

A finales del mandato anterior, la edil de Somos, Mercedes González, llegó a un acuerdo en el que se ajustó los horarios a la jornada de 35 horas. Esto supuso la reducción de las jornadas de apertura de los centros educativos de 0 a 3 años. Una medida que soliviantó a las familias usuarias de este servicio. Esto hizo que el actual gobierno, liderado por PP y Ciudadanos, decidiera instaurar otro calendario para recuperar los días de apertura de los centros. Las educadoras rechazaron la medida, de la que aseguraron fue tomada de forma «unilateral» por el actual edil de Educación criticando, además, que afectaría a la calidad de la enseñanza.

En una entrevista recogida en este diario, el pasado mes de julio, José Luis Costillas argumentó que el nuevo calendario «lo único que hace es ampliar los días de apertura de las escuelas infantiles para cumplir el convenio con el Principado y favorecer la conciliación» y que «no erosiona ningún derecho laboral». Afirmación que no convenció a las trabajadoras que anunciaron movilizaciones de cara a septiembre.