La élite de la salud pasa por Oviedo

Las empresas del Vivarium muestran sus propuestas más innovadoras | Fármacos anticancerígenos, registros de ADN, bioinformática y biosensores que detectan enfermedades

Responsables del centro, empresarios y trabajadores de los equipos, en la recepción del Vivarium de La Corredoria./ÁLEX PIÑA
Responsables del centro, empresarios y trabajadores de los equipos, en la recepción del Vivarium de La Corredoria. / ÁLEX PIÑA
ALBERTO ARCE

Un fármaco que podría curar la leucemia listo para la primera fase de ensayos con humanos, un laboratorio pensado para conservar el ADN de forma indefinida, un equipo de informáticos expertos en el análisis de secuencias genómicas o una empresa de desarrollo de biosensores que detectan enfermedades, entre otras. Son algunas de las propuestas empresariales innovadoras que descansan en el Vivarium de La Corredoria, el vivero de empresas biosanitarias del ayuntamiento. Un ecosistema público para el emprendimiento que, tras haber pertenecido antes a otra entidades, abrió sus puertas al talento en 2016 a través de la marca Oviedo Emprende y que, en la actualidad, aloja a seis compañías centradas en enriquecer el sector de la salud con planteamientos tecnológicos punteros.

En ese sentido, la investigación básica en el sector sanitario no es nueva en Asturias. El Principado destaca desde hace años por la calidad de sus profesionales en esta materia, pero el paso a la empresa es otra cosa, o lo era, más bien. Porque el salto que hay que dar entre la I+D y el mercado cada vez se acorta más desde que se apostó por crear un polo de la salud dentro de la estrategia de especialización inteligente de la ciudad. Así, y más cuando el concepto de incubadora tecnológica está más presente que nunca en la actualidad municipal, el Vivarium continúa siendo el epicentro biosanitario de la capital. Un espacio con una superficie de 3.000 metros cuadrados distribuidos en tres plantas, con oficinas, 15 locales para las empresas, un despacho, la sala de reuniones, un aula de formación, lugares para la celebración de jornadas, una recepción común, un lugar de descanso, los almacenes y el garaje.

«Aquí hay un talento que nadie se lo imagina», señala, en declaraciones a este diario, la trabajadora municipal responsable del centro, Belén Martínez. «Nuestro objetivo es que las empresas encuentren el valor añadido que supone el alojamiento en un centro de estas características y establecer sistemas de acompañamiento en los primeros pasos; asesoramiento y formación, y crear sinergias al estar en contacto unos con otros, compartiendo el mismo espacio de trabajo».

La innovación

Para el doctor en Química Orgánica por la Universidad de Oviedo Francisco Morís, cofundador y director gerente, además, de la empresa de biotecnología Entrechem S. L., doce años dedicados al diseño de distintos productos y más de nueve millones de euros «quemados» están a punto de dar sus frutos. Y es que, gracias al hallazgo de la molécula EC-70124, la cura de la leucemia podría descubrirse en Oviedo.

«El uso de este fármaco, que es un potente inhibidor de quinasas, es viable para curar la leucemia mieloide aguda», expone. Un innovador avance que «ya ha dado resultados positivos con roedores» y que «está a punto de afrontar las fases clínicas», es decir, los ensayos con humanos. Solo falta una cosa, «un impulso financiero» y unas instalaciones médicas concretas: una Unidad de Fase 1, que, «por desgracia», no existe aún en Asturias. «Tendremos que hacer las pruebas en Madrid», sentencia.

Arriba, el equipo multidisciplinar de Dreamgenics, bajo la supervisión de Gonzalo Ordóñez; en la siguiente foto, dos de las mascotas de Oviedo Emprende y, en la última imagen, Noray Rubio, responsable de los talleres tecnológicos que se organizan en el Vivarium. / ÁLEX PIÑA

Las jóvenes promesas abundan. Es el caso de Tania Fernández, doctoranda en Biología y socia fundadora de Criogene, un laboratorio dedicado a la «conservación de la vida» a través de la conservación del ADN de las personas. Una iniciativa puntera capaz de «hacer que las personas puedan conocer su historia genética familiar para que los médicos, entre otras utilidades, puedan llevar a cabo estudios clínicos de precisión». Un banco genético, en última instancia, en el que perdurarán, generación tras generación, las muestras de ADN de sus usuarios.

De hecho, quizás por la cercanía física entre los emprendedores, los proyectos de las empresas «son compatibles entre sí», destaca la responsable del espacio. Y a escasos metros del Banco de ADN de Tania Fernández y su equipo de trabajo, se encuentran los dominios de Gonzalo Ordóñez, director de Dreamgenics, especializados en «analizar e interpretar las secuencias del genoma a través de la informática», en sus propias palabras. Un equipo multidisciplinar de doce trabajadores que diseña distintas propuestas. Entre ellas, el 'software' 'HD Genome One', una herramienta para investigadores que permite «integrar y automatizar todos los procedimientos bioinformáticos de una investigación, desde el alineamiento de lecturas frente a una secuencia de referencia hasta la llamada a variantes genómicas y su anotación por múltiples bases de datos», relata.

Los especialistas de Healthsens, por su parte, dedican sus esfuerzos al desarrollo, producción y comercialización de biosensores capaces de detectar la presencia de las enfermedades más comunes. De estos, destacan productos como el 'Creatsens', capaz de controlar la función renal, o el 'Prostatesens', dirigido a la obtención del Índice de la Salud Prostático (PHI).

Talleres y novedades

«Para el nuevo año esperamos que se incorporen nuevas empresas en el Vivarium», indica Martínez. «Ya tenemos programadas varias jornadas sobre innovación y creatividad, calidad aplicable a dispositivos médicos y jornadas de intercambio entre líderes en el sector», aventura. Entre las iniciativas propuestas para 2019 destaca, también, la futura puesta en marcha de un 'workshop' para científicos, diseñado para investigadores en formación que quieran poner en marcha su propia empresa.

Además, desde el ayuntamiento también se apuesta por el desarrollo del talento fomentando la cultura emprendedora y estimulando las vocaciones científico-tecnológicas a través de actividades como el 'Tour Vivarium'; una «inmersión tecnológica dirigido a escolares de sexto de Primaria y al alumnado de los ciclos formativos de la familia de Sanidad en los que se incluyen formación en diseño 3D, robótica, realidad virtual o realidad aumentada, y talleres tecnológicos y campus de emprendimiento y tecnología. Unos programas formativos que se realizan durante las temporadas vacacionales y que tienen el objetivo de promover las habilidades emprendedoras y despertar el interés en la tecnología y la innovación desde edades tempranas, a través del trabajo por proyectos y la utilización de metodologías de emprendimiento «ágiles».

 

Fotos

Vídeos