«Las dos emisoras principales de Oviedo están negociando una fusión»

Manuel Arnaldo Alba, en la sede de Asotaxi. / PABLO LORENZANA
Manuel Arnaldo Alba, en la sede de Asotaxi. / PABLO LORENZANA

Un amplio sector de los taxistas de la ciudad de Oviedo tiene dos grandes luchas por delante: las VTC y el sistema de descansos obligatorio

ALBERTO ARCE OVIEDO.

Son días turbulentos para la industria del taxi en todo el panorama peninsular. En el Principado de Asturias, aunque tenga a su favor la lentitud con la que está llegando el problema, la preocupación no es menor, y, en efecto, el caso de la ciudad de Oviedo no podría ser distinto. Cada cual tiene sus propias batallas por librar, y por eso, actualmente los taxistas de la capital tienen varios frentes abiertos, dos grandes asuntos por delante que podrían condicionar enormemente el futuro de la profesión. Manuel Arnaldo Alba, presidente de la Asociación de Empresarios De Auto Taxi del Principado de Asturias (Asotaxi), lo sabe. Cree que, «si bien el futuro del sector en el contexto que nosotros ocupamos no es alarmante, sí que es urgente».

-Hoy en día los paradigmas del transporte están cambiando en todo el país, ¿existe una fórmula ideal en el sector del taxi?

-La formula ideal la desconozco, eso es algo que está sujeto a opiniones y entra en el terreno de lo individual, pero creo que la vía más idónea para la sostenibilidad y el desarrollo del gremio es la integración. Los taxistas debemos buscar vías de integración y de colaboración, pero jamás de ruptura.

-¿La modernización del trabajo en colectivo?

-Cuando hablo de integración me refiero a lo que se está llevando a cabo, por ejemplo, desde el seno de las dos grandes emisoras del taxi de la ciudad, Radio Taxi Ciudad de Oviedo y Radio Taxi Principado, que están en proceso de negociar una fusión. Creemos que se puede trabajar en esa línea en el futuro a medio y largo plazo, y que sería mucho mejor para todos a la hora de afrontar los tiempos que están por venir.

-¿Un contraataque decidido al crecimiento de las VTC?

-En Asturias aún tenemos la suerte de que la industria de las licencias VTC no es tan grande como en otras comunidades autónomas; no obstante, este es un problema que tarde o temprano podría escaparse a nuestro control si las administraciones públicas no le ponen freno. Siempre han existido VTC, vehículos con conductor, pero hay determinados aspector legales y de normativas que no se están cumpliendo como el ratio de vehículos, las restricciones territoriales,...

-¿Han sido una competencia repentina?

-Uber y Cabify lo han acelerado. Además, desde instancias políticas no se supo poner el veto adecuado. Nosotros no podemos impedir que crezcan. Ahora mismo, estas licencias, que han colmado su propio sector, están comenzando a invadir el nuestro. Hay vehículos, cuya práctica profesional solo se distingue del taxi tradicional en la botella de agua, el periódico y la climatización -que no es una verdadera diferencia, pues es algo que también incorporamos desde hace años-, que están comenzando a funcionar como taxis, y no lo son. Se les ha quedado pequeño su propio mercado.

-¿Han pensado en modernizarse, adaptarse a un tiempo que está pensado en términos digitales?, ¿tienen aplicaciones móviles competitivas?

-En Oviedo tenemos aplicaciones electrónicas que permiten coger un taxi desde el teléfono móvil, pero los clientes están acostumbrados a llamar por teléfono. Es un clásico.

-¿Qué le piden a las administraciones públicas y a los distintos poderes políticos?

-Queremos que se avance en el terreno de las normativas y que la responsabilidad de estas recaiga sobre los gobiernos autonómicos. No sé si es algo factible en términos políticos, pero creo que sería lo mejor. Por mi parte, confío en que el compromiso que tuvo el Gobierno central llegue a buen término.

-La otra gran batalla que aún queda por librar es la del sistema de descansos obligatorios -por el que 20 o 21 vehículos descansan cada día de lunes a viernes y 103 0 104 lo hacen cada jornada de fin de semana-. ¿Hay alguna novedad después de que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo rechazase las medidas cautelares que solicitaron?

-Eso está todavía en manos de la Justicia. Estamos a la espera de que haya un fallo judicial. Nosotros, desde esta asociación, defendemos la libertad de poder elegir el día de descanso que mejor se adapte a tus necesidades, y estamos en contra de cualquier tipo de intervención que proponga la administración, como es el caso. Casi con toda seguridad, en la ordenanza se va a regular este problema. Después tendremos que debatir, una vez más, el alcance de la normativa que se pretenda disponer sobre este asunto. Probablemente vuelva a haber discrepancias.

-Habían votado a favor del sistema de descansos.

-Nosotros estuvimos siempre en contra de esta disposición. Nos vimos abocados a aceptar una cuestión que no nos quedaba más remedio que aceptar. Había dos planteamientos, el descanso rotativo y el modelo que tenemos actualmente, y salió el segundo. Después de un tiempo con este modelo, decidimos recurrirlo. Nosotros solo queremos que ese recurso sea revisado por un juez.

-¿Y si el resultado no es favorable tendrían a bien recurrir a instancias superiores?

-Si el resultado fuese fallido, volveremos a someter, como todo lo que hacemos, a asamblea el hecho de si debemos volver a recurrirlo o no.

-¿Ha tenido una repercusión grave este nuevo sistema?

-Algunos de nuestros socios conducen su vehículo y otros tienen a trabajadores empleados. Por desgracia, ha habido bajas, alguno ha perdido su trabajo por culpa de esta medida.

-¿Se han perdido puestos de trabajo?

-Como autónomo no puedes arriesgarte a perder dinero y este reglamento afecta negativamente a nuestros ingresos. Si las cifras no cuadran, hay que recortar. Además, aquí en Oviedo tenemos exclusividad, es decir, no podemos dedicarnos a otra cosa. Las autoridades tienen que entender que somos uno de los colectivos empresariales más grandes de la ciudad. Hay pocas empresas en Oviedo con nuestro volumen de personal y peso económico. En estos momentos hay quinientas familias viviendo del taxi entre trabajadores y conductores asalariados, y todo esto genera consumo en todos los ámbitos que uno se pueda imaginar.

-Otros taxistas, ante la amenaza de distintos problemas, han decidido crear la tercera emisora de la ciudad, ¿cómo lo han recibido?

-Creo que toda iniciativa que no tenga por objeto la integración y la colaboración no tiene un futuro excesivamente claro, ya que, tal y como está el panorama para el taxi, entendemos que para hacernos fuertes y competir con garantías debemos hacerlo desde el punto de vista de la integración. Por el hecho de tener discrepancias personales con una decisión que se tomó por mayoría (la cuota de los 'Eurotaxis'), no debería romperse desde dentro la industria, porque eso nos hará débiles ante la competencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos