«El PP pasó dos crisis severas y haré lo posible para que no haya una tercera»

Muere la osa localizada en el río Teverga
Agustín Iglesias Caunedo, en el Campo de San Francisco. / ÁLEX PIÑA

Agustín Iglesias Caunedo, portavoz municipal y presidente del PP de Oviedo, critica la gestión de Mercedes Fernández aunque apela a alcanzar acuerdos, emprenderá un proyecto personal de carácter empresarial en 2019

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

Agustín Iglesias Caunedo prepara su «paso a un lado» con un ojo en el Ayuntamiento y otro en su partido, donde se le nota más beligerante. El popular tiene un proyecto personal a partir de mayo del año que viene. En política, «siempre» es demasiado tiempo.

-En ocho meses no estará en las papeletas, ¿cómo se siente?

-Van a ser ocho meses intensos en los que el PP va a seguir liderando la oposición, trabajando para los ovetenses que mayoritariamente nos dieron su respaldo. Siempre he sido un hombre de partido y como tal, entiendo que a veces hay que dar un paso a un lado.

-El PP va a la bicefalia...

-Nosotros ganamos las elecciones de 1995, por cierto las únicas que ganamos en Asturias, con Isidro Fernández Rozada como presidente y Sergio Marqués como candidato.

-No acabó bien aquello.

-No acabó bien, pero no por la falta de entendimiento entre Isidro y Sergio Marqués. La bicefalia es un modelo que no me disgusta en absoluto, aunque tengo claro que en esa dualidad yo siempre elijo el partido.

-Eso es casi una frase de Francisco Álvarez-Cascos.

-Yo me considero 'casquista' en cuanto a modelo de partido. El PP no hubiera alcanzado el protagonismo en la política española sin el trabajo de Aznar y Cascos.

-Pues fue uno de sus azotes.

-Eso es compatible con ser crítico cuando, en el año 2010, desde mi punto de vista, él abandona la ortodoxia 'casquista'. Yo me mantengo en esa ortodoxia.

-Esa ruptura de 2010 tal vez le costó la Alcaldía en 2015

-A toro pasado es fácil buscar justificaciones. Lo cierto es que las elecciones de 2015 fueron muy duras para el PP en toda España. De hecho el PP de Oviedo, junto con el de Vitoria con mi buen amigo Javier Maroto como candidato, fuimos los dos únicos que mejoramos resultado.

-¿Un candidato para el PP tiene que ser alguien que se relacione con el pasado o alguien nuevo?

-El PP tiene que llegar unido a las elecciones. El PP tiene que renovar la candidatura, como yo hice en 2011, buscando una ganadora que sintonice y represente el futuro de Oviedo.

-¿Alguien joven?

-No se puede penalizar a nadie por tener experiencia. Tenemos que buscar una renovación de la candidatura con gente que se encuentre cómoda en el PP y con el proyecto, e incorporar gente joven a las candidaturas. Eso no quiere decir que todos o el cabeza de lista tengan que ser jóvenes.

-Mario Arias dijo estar a disposición del partido, Mercedes Fernández habló contra las autoproclamaciones, cesó a Belén Fernández Acevedo y usted saltó al ataque. ¿Acción, reacción, acción...?

-La única persona que habla un día sí otro también de su candidatura es ella misma. Decir que alguien está a disposición del partido lo digo yo, y no voy a ser el candidato en mayo.

-Es que Mario Arias suena como candidato.

-Es que debe estar a disposición del partido. Hay políticos que contestan las preguntas de los periodistas y otros que siguiendo a Kissinger, aprovechamos las preguntas para colocar nuestros mensajes.

-¿Sería un buen candidato?

-Tenemos muy buenos candidatables y haremos una buena candidatura, pero no toca. La convención es a principios de diciembre, será antes o, como diría Mariano, 'o no'.

-¿Habla con Mercedes Fernández?

-No.

-¿Por qué?

-Por carácter, busco permanentemente el acuerdo, pero no quiere decir que tema la confrontación. Hemos vivido dos crisis muy importantes en el PP de Asturias y voy a hacer lo que esté en mi mano para que no vivamos una tercera.

-Y usted, ¿no llama?

-Mire, cuando uno recibe un día sí y otro también insinuaciones y descalificaciones en los medios de comunicación se va creando un vacío. Cuando le preguntaron a Camus por su relación con Sartre dijo que 'no hablarse era una forma de mantener una relación'.

-No parece lo mejor para el partido.

-Yo he hecho todo lo que está en mi mano y seguiré haciéndolo para alcanzar acuerdos en una postura, por cierto, cada vez más minoritaria en Oviedo.

-¿Hay gente en el PP de Oviedo que pide guerra?

-Hay gente que hace tiempo pide decir basta.

Lea la entrevista íntegra en la edición impresa de EL COMERCIO y enKioko y Más.