«Escuchamos un grito, vimos mucha gente y a él tirado en el suelo»

Los sanitarios atendieron al joven en la glorieta de la calle Torrecerredo. / E. C.
Los sanitarios atendieron al joven en la glorieta de la calle Torrecerredo. / E. C.

Varios testigos se encontraron con el atropello de un joven de 16 años en Ciudad Naranco tras una discusión por celos

C. P. / J. C. A. OVIEDO.

Una pelea por celos acabó en la tarde del miércoles con un menor de 16 años atropellado en Ciudad Naranco. El suceso tuvo lugar en la calle Torrecerredo, en las inmediaciones del centro de salud. Testigos del atropello, regentes de los comercios cercanos, explicaron que «escuchamos un grito, de repente vimos a mucha gente y a él tirado en el suelo».

En un primer momento el herido fue atendido por los profesionales del centro de salud, pero hasta el lugar del accidente se desplazaron ambulancias y dotaciones de la Policía Local y la Policía Nacional para aclarar lo sucedido. Las versiones de los protagonistas son contradictorias, máxime cuando, según confirmaron fuentes oficiales, durante el día de ayer ninguna de las partes interpuso denuncia alguna.

Según la Policía Nacional, el menor salió del coche en el que viajaba -un modelo que precisa licencia de ciclomotor- para increpar a su expareja, que circulaba de acompañante en una furgoneta conducida por su actual novio. Cuando los dos vehículos llegaron a la altura del semáforo antes de la rotonda, que estaba en rojo, el joven de 16 años salió del coche y se dirigió hasta la ventanilla del vehículo con la intención de increpar a su expareja. Gritos e improperios hasta que, en un momento dado, siempre según fuentes policiales, el joven se ubicó delante de la furgoneta. Cuando el semáforo se puso en verde, esta arrancó arrollando al joven, que resultó herido leve.

La Policía Nacional restó gravedad al altercado y registró el atropello como un «incidente de tráfico». Asimismo aseguró que no hubo detenidos por la pelea que alertó a los vecinos de la zona. Tras los gritos y el golpe al menor, la plaza se llenó de curiosos ante la escena.

La versión del conductor de la furgoneta, del que se especuló que había intentado escapar tras el impacto, algo que también negaron los testigos, difiere. En un primer momento habría intentado esquivar al chico que, en el último instante antes de cambiar el disco, se abalanzó sobre el capó del vehículo recibiendo el impacto.

Tras los primeros auxilios recibidos en el lugar de los hechos, el personal de emergencias trasladó al herido al Hospital Universitario Central de Asturias, donde ingresó en Urgencias.

 

Fotos

Vídeos