ETA-Asturcón arrasó Almacenes Uría

ETA-Asturcón arrasó Almacenes Uría
El estado del zulo del Naranco, en una fotografía tomada ayer, tras la investigación policial. / ALEX PIÑA

El comando, con un zulo en el Naranco, se ensañó con el empresario Alfredo Galán

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Le robaron el vehículo, sufrió un intento de secuestro y extorsiones, le quemaron el negocio, causando daños materiales valorados en cien millones de pesetas (600.000 euros al cambio), e intentaron raptar a uno de sus familiares. El comando terrorista ETA-Asturcón, que excavó el zulo del Naranco y lo dotó de un sistema de ventilación, insonorización e impermeabilización, la tenía tomada con varios empresarios asturianos y muy especialmente con el dueño de Almacenes Uría, Alfredo Galán.

Las presiones al empresario, fallecido hace catorce años, comenzaron en 1979 y se prolongaron durante la siguiente década, según informa la Policía Nacional. Una mujer se puso en contacto con él y le exigió que fuese hasta una finca en medio del monte Naranco. Allí se encontraba el vehículo que le habían robado días antes en el aeropuerto. Era una trampa. Cuando fue a buscarlo lo intentaron secuestrar. Consiguió huir. Tras este suceso, Galán informó a los medios de comunicación de que había sido un hombre el que había intentado raptarle: «Si tengo una simple navaja me cargo al tío», declaró entonces.

El fracaso enfadó a los miembros del comando. Durante varias semanas le enviaron cartas amenazantes exigiéndole grandes cantidades de dinero. Un año después le incendiaron sus almacenes de la calle Magdalena. Ocurrió en la madrugada del 25 de febrero de 1980, según informó por aquel entonces este periódico. En un primer momento, Galán no sabía si el fuego había sido fortuito o provocado. Poco tiempo después este comando reivindicó la autoría.

Más información

Los bomberos de los parques de Oviedo y Gijón trabajaron durante más de doce horas para sofocar las llamas . Los daños fueron cuantiosos. Todas las telas tuvieron que ser tiradas a la basura y las dos casas colindantes quedaron hechas añicos. En total, cien millones de pesetas en pérdidas, según las crónicas de entonces.

La situación no hizo decaer a Galán, que acudió la misma tarde del incendio al despacho de Luis Riera, por entonces alcalde del municipio. Le rogó que le diese la licencia para abrir otro local en la calle Daoiz y Velarde para continuar con la actividad de Almacenes Uría. También ejecutó la rehabilitación de la tienda, que hoy en día sigue siendo un referente en el sector textil.

Fama

El incendio hizo que el comando ganase fama al captar el interés de los medios de comunicación. Los miembros del grupo aprovecharon el tirón y aumentaron las cartas amenazantes dirigidas a otros empresarios y profesionales. En octubre de 1980 realizaron otro acto que paralizó la ciudad. Prendieron fuego a una furgoneta en la calle Miguel Traviesas. Dentro había varios tubos de metal con pólvora negra y perdigones, junto a un sistema para activar a distancia el explosivo. Las llamas fueron controladas por la Policía Nacional. Los agentes afirman que este acto iba dirigido contra un familiar de Galán al que también intentaron raptar.

Estos son solo algunos de los actos que cometió este comando entre los años 1974 y 2017, cuando habrían operado de manera continua. Los miembros de la Jefatura Superior de Policía de Asturias han identificado al presunto cabecilla, que falleció en 2011, y han detenido a una mujer e investigado a otro hombre.

Síguenos en: