Fallece Ana María Llavona Hevia, «un referente de la farmacia en Asturias»

Fallece Ana María Llavona Hevia, «un referente de la farmacia en Asturias»

La iglesia de San Isidoro acogió el funeral por la farmacéutica que deja como legado la defensa de la profesionalización del sector

ROSALÍA AGUDÍN / CECILIA PÉREZ

La capital asturiana pierde un «referente» del sector farmacéutico. Ana María Llavona Hevia, farmacéutica que regentó durante cuarenta años la farmacia de la calle Fuertes Acevedo, falleció este martes a los 86 años y hoy se ha celebrado su funeral en la iglesia de San Isidoro, El Real.

Innovadora, emprendedora y revolucionaria, Llavona abogó siempre por la profesionalización de las farmacias. Lo reconoció en una entrevista concedida a ELCOMERCIO hace diez años, tras su jubilación. «El farmacéutico tiene que ser el filtro a la prescripción del médicos», defendió por aquel entonces. Su fallecimiento deja un hueco difícil de llenar como así reconoció el secretario del Colegio Oficial de Farmaceúticos de Asturias. «Se nos ha ido un referente para la farmacia asturiana. En los años 70 los farmacéuticos envolvían los medicamentos y no daban consejos. Ella entendía que se debía informar, aconsejar y comunicarse con el paciente y poner en conocimiento del médico si algo no iba bien», enfatizó Juan Roces.

Ana María Llavona Hevia no solo destacó por su profesionalidad, también lo hizo por su faceta solidaria. Colaboró en la Fundación Pájaro Azul. Mujer cercana, quienes la conocieron la recuerdan como una abanderada de la profesión. Es el caso de Marisol Monteserín, que regenta la farmacia que abrió Llavona en Fuertes Acevedo en 1959 y en la que trabajaron juntas. «Fue una jefa estupenda de la cual aprendí mucho. Estamos en el mismo local que tenía ella y cuando lo dejó seguimos nosotros. El traspaso fue en 2005 y ella estuvo 40 años. Yo trabajé con ella más de 20 años», recordó Monteserín.

La fallecida recibió en 2008 un reconocimiento por sus cincuenta años como miembro del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Asturias. Ana María Llavona Hevia fue una defensora del asociacionismo y del papel del farmacéutico. En este sentido, Llavona siempre defendió la colaboración complementaria entre los profesionales médicos y los farmacéuticos.