En la calle por una deuda de 1.440 euros

Miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Oviedo ante enseres de la familia desahuciada en La Tenderina. / PABLO LORENZANA

El Juzgado justifica el desalojo de la pareja y de su bebé tras los informes municipales, que no ven a la demandada «vulnerable por razones económicas»

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

«O pagaba el alquiler o daba de comer a mi hijo». Con esta frase Á. S. R., de 21 años, desahuciada ayer junto a su pareja, de 22 años, y su bebé de once meses, justificó la deuda de 1.440 euros contraída con el casero del piso de alquiler en el que residía en el número 19 de la avenida de Torrelavega.

Una cantidad acumulada tras varios meses sin poder hacer frente a la renta. Ni ella ni su pareja tienen trabajo. Debían abonar 410 euros mensuales, pero los ingresos familiares solo ascendían a 430 euros de una ayuda social que percibía la joven. El impago desencadenó en el desahucio de la familia, que abandonó la vivienda sin incidentes.

Varios miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Oviedo, a gritos de «ni gente sin casas, ni casas sin gente», arroparon a la joven. El desalojo se produjo a las diez y media de la mañana, cuando llegaron los agentes judiciales acompañados de un cerrajero. No hubo oposición alguna al decreto judicial porque así lo pidieron los propios afectados.

Desde la PAH de Oviedo insistieron ayer en que esta situación se podría haber evitado si se hubiera hecho efectivo de manera urgente el pago a la familia del Salario Social. Fue solicitado en febrero del año pasado pero no llegó a ejecutarse hasta el pasado diciembre, explicó Pilar Galán, presidenta de la plataforma antidesahucio. «Llegó demasiado tarde», se lamentó.

Tampoco fue efectiva la denuncia que la PAH de Oviedo presentó contra el Principado y el Ayuntamiento ante el Comité de Derechos Sociales, Económicos y Sociales de las Naciones Unidas por el desalojo forzoso de la familia, para la que pedían suspender la orden. El Juzgado de Primera Instancia número 8 lo denegó ayer mismo, una hora y media antes de que se produjera el desahucio.

Los Servicios Sociales municipales les ofrecieron alojamiento de manera provisional en un apartamento del albergue Cano Mata. La opción se rechazó por «inadecuada», justificaron desde la plataforma antidesahucio. Con todo, fuentes judiciales explicaron que tras una primera suspensión de la medida, el pasado 21 de noviembre y agotado el plazo, se procedió a ejecutarla ayer mismo en base a los informes técnicos recabados desde los Servicios Sociales. Estos apuntaron que «la demandada percibe un Salario Social Básico mensual, así como que ha percibido recientemente otro pago de atrasos de una cantidad considerable y cuenta también con una ayuda de garantía energética. Todas estas cantidades no hacen pues que la demandada pudiera ser considerada como vulnerable por razón económica».

Primera noche fuera

La familia pasó su primera noche tras el desahucio separada. El padre y el bebé se encuentran en casa de la madre del joven. «Yo me iré a casa de amigos o familiares», dijo la madre de familia, que explicó que no mantiene una buena relación con su suegra.

No es la primera vez que la pareja es desalojada de una vivienda. En febrero del año pasado tuvieron que abandonar un piso en la calle Fuertes Acevedo tras varios impagos. El propietario no los denunció pero forzó su salida de la casa tras cortarles la luz y el gas.

Síguenos en: