El Fiscal pide 21 años de cárcel para los dos hermanos de la reyerta de Elorza

En la riña, sucedida en 2016, participaron decenas de personas. / MARIO ROJAS
En la riña, sucedida en 2016, participaron decenas de personas. / MARIO ROJAS

Hirieron a cinco personas en el transcurso de una riña tumultuaria entre familias de origen rumano que dejó cinco heridos, uno de gravedad, en 2016

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

La sección segunda de la Audiencia Provincial acoge hoy, a partir de las once de la mañana, el juicio contra dos procesados acusados de acuchillar, en una reyerta «multitudinaria» a cuatro personas en la calle General Elorza, en abril de 2016. Los hechos sucedieron tras una discusión entre dos familias rumanas de clanes rivales que acabó con varios heridos por arma blanca y dieciséis detenidos, aunque solo dos hermanos, los ahora procesados, llegaron a entrar en prisión provisional que abandonaron a los pocos meses tras el pago de una fianza de 20.000 euros.

Ahora, la Fiscalía del Principado de Asturias solicita para cada uno de ellos una pena de prisión por varios delitos: doce años de cárcel por cuatro delitos de lesiones para el primero de los acusados y 9 años para el segundo procesado como autor de tres de los mismos delitos.

Los dos clanes rivales se enzarzaron a golpes y a navajazos a plena luz del día en la calle General Elorza. Cuando los agentes de la Policía Nacional y de la Local llegaron al lugar se encontraron con gente gritando y cinco personas heridas por arma blanca, dos de ellos, un padre y un hijo de una de las familias, presentaban heridas de gravedad. Uno de los lesionados recibió una puñalada en el abdomen por la que tuvo que ser intervenido en el Hospital Universitario Central de Asturias.

En total los agentes detuvieron a dieciséis personas que ofrecieron versiones enfrentadas de la tarde de los hechos y que conmocionó a la ciudad durante días.

La hipótesis sobre el origen de la pelea, según las investigaciones policiales, hablaba de una disputa por el territorio donde ejercer la mendicidad y también de un desacuerdo por la dote de un matrimonio entre menores. Aunque una de las familias implicadas defendió que les habían asaltado en la calle por problemas con otra persona a la que estaban ayudando.

Los agentes encargados de la investigación tuvieron que lidiar con personas que se habían cambiado los apellidos, testimonios enmarañados y denuncias previas entre ambos bandos. Al final, los testigos que presenciaron la riña y la grabación de la pelea por parte de un de peatón permitieron a los investigadores identificar a los supuestos autores de los apuntalamientos. Hoy nueve de los implicados se sentarán ante el juez para esclarecer el origen de la reyerta y si de los hechos que resulten probados se derivan otros posibles delitos con menores de edad de por medio. Una de las opciones que investigaron los agentes como origen de la reyerta fue el posible rapto de una menor de una de las familias por parte del otro clan familiar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos