La Fiscalía archiva las diligencias por las horas extra de la centralita

No advierte delito penal tras la denuncia del Sipla contra los concejales de Personal y Seguridad Ciudadana por las retribuciones

J. C. A.

La Fiscalía del Principado de Asturias ha ordenado archivar las diligencias de investigación contra Iván Álvarez y Ricardo Fernández, concejales de Personal y Seguridad Ciudadana, tras la denuncia del sindicato Sipla que les acusaba de malversación de caudales públicos por la forma de retribución del personal que atendía la centralita de Bomberos en horas extraordinarias.

Entre los meses de julio de 2017 y enero de 2018, el Ayuntamiento pagó las horas extra según la categoría funcionarial de quien las atendió, sin diferenciar entre servicios extraordinarios generales o servicios en jornada de descanso. De esta manera, el abono se percibió como servicios extraordinarios generales y sus perceptores recibieron una compensación económica más elevada que si se hubiera atendido al pago según la categoría profesional de telefonista. Unos diez euros más caras para los mandos y hasta veinte si eran en horario nocturno.

Fiscalía no advierte malversación y afirma que se trata «de una cuestión relativa al pago y cobro indebido de unas percepciones superiores a las que debían ser efectuadas». Unas percepciones que incumplen una instrucción de Personal de 2015 para la retribución de horas extra pero que, concede el Ministerio Fiscal, fue dejada sin efecto por una nueva instrucción de 2018, algo que es potestad de los concejales de gobierno. «No parece justificada la concurrencia del dolo exigible en el delito de malversación sino que se trata de una cuestión administrativa», aclara Fiscalía que deja, sin embargo, la puerta abierta a que se ventilen las retribuciones por vía administrativa o, en sus caso, por vía contencioso-administrativa.

Para que concurra dolo en un delito de malversación, los caudales se sustraen de su finalidad pública. Y los 60.000 euros que denunciaba Sipla se pagaron a personal municipal.