La Fundación Fenández-Vega revisa la vista a doscientas personas

Un oftalmólogo de la Fundación Fernández-Vega revisa a una paciente en la Escandalera . /  ALEX PIÑA
Un oftalmólogo de la Fundación Fernández-Vega revisa a una paciente en la Escandalera . / ALEX PIÑA

Oftalmólogos de la entidad pasan consulta de forma gratuita en la plaza de la Escandalera para fomentar el cuidado y la salud ocular

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Las cifras suelen ser frías a primera vista pero en esta ocasión vienen que ni pintadas para trasladar el mensaje que ayer puso sobre la mesa la Fundación Fernández-Vega durante la revisión de la vista que realizó ayer a más de 200 personas en la plaza de La Escandalera.

El 40% de los ciudadanos que pasaron por la carpa instalada por el equipo de oftalmólogos de los Vega o bien no se había hecho «nunca» una revisión ocular o si lo hicieron fue hace «mucho tiempo». Así lo explicó la doctora Belén Alfonso.

En este segundo grupo está María del Mar Rodríguez. Ayer aguardó la larga cola para revisar su visión. «Hace muchos años que no la reviso, por lo menos más de seis años», confesó. Y eso que sufre de vista cansada y usa gafas.

Lo ideal es acudir una vez al año a una revisión y consulta oftalmológica. «Hay patologías asintomáticas que sólo se detectan con la exploración», explicó la doctora Alfonso. Destacó además que «hay mucho paciente que se controla en ópticas pero no en oftalmólogos». Esto no es ni mejor ni peor pero Alfonso apuntó que los oftalmólogos «realizan pruebas más avanzadas y además es un facultativo médico y el optometrista no». Aseguró que la labor de ambos «es complementaria» y las ópticas son recomendables para controlar la tensión ocular o graduar la vista, por ejemplo, pero «sin olvidar la revisión oftalmológica», enfatizó la doctora.

Algo tan sencillo como controlar la tensión ocular puede evitar graves consecuencias. «Podría ser señal de padecer un glaucoma. Esta enfermedad no da síntomas y cuando los da ya es irreversible».

Aire libre contra la miopía

Desde la Fundación Fernández-Vega también explicaron la importancia de las revisiones en la etapa infantil. «Nos hemos encontrado con niños con astigmatismos altos revisados en ópticas pero no por un oftalmólogo», apuntó Belén Alfonso. La falta de control de esta dolencia puede derivar en consecuencias más graves como un queratocono, una deformación de la córnea que si no se trata a tiempo puede desencadenar en un trasplante de esta parte del ojo. La miopía es otra de las patologías visuales más comunes. Los oftalmólogos en este caso lo tienen claro. «Si se quiere prevenir o reducir, lo que se tiene que hacer es estar al aire libre para favorecer el enfoque de lejos», explicó la doctora. Sobre el excesivo uso de pantallas aconsejó «moderación y flexibilidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos