«La gastronomía debe ser una de las grandes industrias de Asturias»

Quique Dacosta, durante su charla en la Escuela de Minas de Oviedo. Por la izquierda, Juan Rivero, Roberto Reginelli, Javier Loya, Rodrigo Roza, Pedro Morán, Luis Alberto Martínez, Quique Dacosta, Juan Ramón Sánchez, Ricardo Sotres, Abel Terente, Isaac Pola, Julio González Zapico y José Luis Álvarez Almeida. / FOTOS: MARIO ROJAS

Quique Dacosta recogió en Oviedo el premio Fomento de la Cocina Asturiana en un acto en el que defendió el sector como gran una oportunidad para el Principado

JESSICA M. PUGA

Quique Dacosta, el cocinero que ha logrado llevar la cocina a otro nivel y es laureado en todo el mundo por ello, visitó ayer Oviedo para recoger el premio que conceden desde hace cuatro años los responsables de los Restaurantes de Fomento de la Cocina Asturiana (Foco). El chef con restaurante homónimo en Denia recibió el galardón, una figura con la forma de una berza, obra de Pablo Hugo Rozada, de manos del presidente de la asociación asturiana, el cocinero Pedro Morán (Casa Gerardo). «Estamos orgullosos de compartir amistad y profesión con una persona como tú. Ojalá nos recuerdes cada vez que alguien te nombre Asturias», concluyó su discurso Morán, justo antes de entregarle el premio.

Estas palabras pusieron el broche a un acto que comenzó dando voz al premiado y concluyó, como no podía ser de otra manera, entre fogones. En los del restaurante Mestura, cuya carta firma Javier Loya.

Quique Dacosta tenía muy claro de lo que quería hablar en Oviedo: de la cocina como eslabón fundamental para generar industria en los pueblos. El niño que con 14 años cambió su Extremadura natal por el Mediterráneo para meterse en la cocina de unos santanderinos que lo contrataron «para fregar cacerolas», el cocinero autodidacta que hoy atesora cuatro estrellas Michelin, aseguró que «la cocina no tiene dueños por mucho que algunos traten de adoctrinarnos. Lo que tiene son artesanos». ¿Por qué» «Porque lo que hacemos cada uno de nosotros es dominio de todos, son conocimientos aprendidos, y, si mi aportación ha mejorado un 1% lo que había, todo lo hecho ha merecido la pena», explicó.

El gran valor de la cocina para Dacosta es el interés que genera y todo el potencial que eso supone. «Que porque un chef abra un restaurante tenga espacio en los medios es fantástico. Se debe a que genera un interés y este se lo concede la sociedad», apuntó, al tiempo que comparó el actual papel «de líderes» de los cocineros con el que tienen Rafael Nadal o Antonio Banderas. Y esta situación hay que saber aprovecharla. La idea de Dacosta es articular un sector en torno a la gastronomía que siga adelante aunque la cocina pase de moda.

Puso el ejemplo concreto de Asturias, aludiendo al paisaje, la calidad y su carácter hospitalario. «Uno siempre piensa en qué momento Asturias se va a convertir en el País Vasco sin que otra región la adelante por la derecha. Es el momento de que la gastronomía sea una de las grandes industrias del Principado», anunció. Y, acto seguido, apuntó uno de sus lemas de vida: «Hay que tener claro que uno no es lo que sueña ser, sino lo que logra».

Su intervención concluyó con la presentación del nuevo menú de su Quique Dacosta Restaurante, 'Autorretratos'. Lo fundamental de este es que no hay verdades absolutas y, así, el comensal que se siente en la mesa comprobará en primera persona cómo el mundo está lleno de contradicciones. La respuesta está en Denia, las ideas de Dacosta, ayer, estuvieron en su tercera casa: Asturias.