El gobierno justifica el contrato porque se aprobó en diciembre

EL COMERCIO

Santa Bárbara, Indra y Sapa han incumplido los plazos para entregar los cinco demostradores, que no se esperan hasta noviembre, por problemas entre las tres firmas. Para evitarlos en la fase de producción, el Gobierno ha optado por dejar el grueso del contrado en manos de Santa Bárbara como contratista principal. Una inesperada, porque hasta finales de año no se esperaba la aprobación del contrato y, menos, con un ejecutivo en funciones. El Gobierno, de hecho, ha encargado un informe jurídico que alega que el compromiso de gasto ya se aprobó en diciembre pasado, cuando no estaba en funciones, y que no se trata de una decisión política, sino técnica.