El gobierno local de Oviedo mantiene los sueldos de los asesores y mejora el de los coordinadores

Xxxx. / XXX
Xxxx. / XXX

PP y Ciudadanos barajan incorporar varios directores generales para completar su diseño de la estructura municipal con personal de confianza

G. D. -R.OVIEDO.

La junta de gobierno aprobó ayer el régimen del personal eventual del Ayuntamiento casi un mes después de que cesaras con la toma de posesión de la nueva Corporación. La propuesta aprobada ayer mantiene las retribuciones para los asesores de los grupos en 38.000 euros brutos anuales, pero actualiza la de los coordinadores de los 32.000 a los 33.000 euros, después de muchos años de congelación y solo una revisión de su salario al principio del pasado mandato, explicaron fuentes del equipo de gobierno.

Lo que no mantiene es el reparto anunciado por el equipo de gobierno. Vox tendrá, cuando se corrija un error en la propuesta aprobada hoy, un asesor y 'medio' con dos concejales a costa de la asignación anunciada a Somos Oviedo, con tres ediles y que tendrá solo uno. Fuentes del gobierno local explicaron que se trata de compensar la mejora reconocida al grupo que lidera Ana Taboada en el régimen de liberaciones de sus ediles. A Somos Oviedo inicialmente se le ofreció una liberación, pero tras varias conversaciones, el equipo de gobierno aceptó que fueran una y media, que se repartirán al 75% la portavoz del grupo y la número 3 de la candidatura, Anabel Santiago. En este sentido, sostienen el gobierno local, se ha acabado por aceptar otorgar un asesor a media jornada más a Vox.

El resto se mantiene: el PP tendrá cuatro asesores; Ciudadanos, dos, y el PSOE, los mismos que los naranjas pese a tener tres concejales más. La nómina de personal eventual se completará con los asesores que pretende designar el tándem formado por PP y Ciudadanos: tres para la Alcaldía y uno a media jornada y dos a jornada completa a compartir para el equipo de gobierno. Con todo, populares y liberales contarán 11 asesores y 'medio', por los 5 y 'medio' de la oposición. Con todo, la nueva Corporación batirá un récord de personal eventual con 22 personas, contando a los coordinadores de los cinco grupos.

Directores generales

La estructura municipal, además, está lejos de parar de crecer. Según confirmaron fuentes sindicales, la intención del bipartito es designar «varios directores generales» para completar el organigrama del gobierno local. De hecho, el Ayuntamiento bordea por el lado de dentro el incumplimiento de la Ley de Grandes Ciudades por no tener un director general de Asesoría Jurídica, después de que el anterior equipo de gobierno deficiese cesar a su última responsable, Patricia Ibaseta. PSOE y Somos Oviedo mantuvieron un sordo enfrentamiento durante todo el mandato acerca de la conveniencia o no de nombrar personal directivo con los primeros oponiéndose y los segundos reclamándolo como la única manera de impulsar la agente común del tripartito.

La figura, en cualquier caso, es controvertida. A los funcionarios de la 'casa' no les sienta nada bien que les coloquen por encima a alguien de fuera que cobre más, tenga más atribuciones y más confianza del gobierno, ni siquiera, aunque sea de 'dentro'. El cargo, como regla general debe nombrarse entre los funcionarios de carrera del grupo A 1, pero la ley permite que, si el reglamento orgánico del Pleno, «en atención a las características específicas de las funciones de la dirección general, su titular no reúna dicha condición de funcionario, debiendo motivarse mediante memoria razonada la concurrencia de las especiales características que justifiquen esa circunstancia excepcional».

La excepción está pensada, como la figura en sí, para modernizar las administraciones con personal directivo y especializado desde el sector privado, para lo que se establecen, por si acaso, un duro régimen de incompatibilidades. Al Ayuntamiento la figura le encaja como anillo al dedo para varias áreas descabezadas o atendidas en precario por acumulación de funciones en un solo trabajador.

El equipo de gobierno podría nombrar hasta un máximo de cinco cargos directivos -directores generales- con el actual organigrama, dado que habrá ya 22 eventuales. Su designación, reza la legislación, «atenderá a principios de mérito y capacidad y a criterios de idoneidad, y se llevará a cabo mediante procedimientos que garanticen la publicidad y concurrencia».