El gobierno local trata de reconducir el proyecto del Bulevar con un ajuste técnico y económico

El Bulevar de Santullano, con el templo al fondo. / ALEX PIÑA
El Bulevar de Santullano, con el templo al fondo. / ALEX PIÑA

«Que salga adelante es el objetivo de todos los miembros», recalca el edil de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo, tras la reunión

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

La reunión mantenida ayer por el alcalde, Wenceslao López, la vicealcaldesa, Ana Taboada, y los ediles Ignacio Fernández del Páramo, Rubén Rosón, Ana Rivas, Ricardo Fernández e Iván Álvarez con técnicos de Intervención, Contratación, Urbanismo, Economía, Infraestructuras, Parques y Jardines y Alumbrado trató de reconducir el proyecto presentado por la UTE Bosque y Valle para la reordenación de la antigua autopista y, ante la complejidad del mismo, meterlo en vereda «técnica y económicamente», según indicó la concejala de Infraestructuras Ana Rivas.

El encuentro, «al más alto nivel», había sido solicitado por Taboada ante las reticencias de los técnicos de Infraestructuras sobre la viabilidad de la segunda versión presentada por los arquitectos Miguel Tejada y Clara Eslava y el ingeniero David Gistau que, para abaratar los costes de los 51,2 millones de lo entregado en julio, dejaron fuera de la actuación, entre otros elementos, el desvío del colector sur. Con los reparos de todas las áreas y alguno más que está por redactar, el Ayuntamiento enviará a la UTE sus requerimientos para una nueva versión del documento que baje al detalle de ejecución de obra. Como siguiente paso, se convocará a una nueva reunión con los proyectistas para seguir subsanando errores.

En cuanto a las carencias analizadas, este diario avanzó, además, que los técnicos municipales advertían de la imposibilidad de efectuar el acta de replanteo para iniciar las obras sin un estudio geotécnico en un suelo complicado, con un nivel freático muy cerca de la superficie, y sin haber indicado en el nuevo presupuesto, de 29,3 millones de euros, las afecciones en cuanto a movimientos de tierra y de servicios en el tiempo que duren las obras. Aparte del cruce de declaraciones entre los miembros del gobierno y las críticas de la oposición, el mayor reparo, si llega, vendrá de Intervención, cuando los pliegos del contrato hablaban de 19 millones de euros, máximo fijado en las bases del concurso de ideas «por las que también se rige el el contrato de este proyecto».

Así las cosas, Ignacio Fernández del Páramo, concejal cuya área es la última responsable del proyecto, se mostró satisfecho con el encuentro mantenido. «Este proyecto es fundamental no solo a escala de ciudad sino también porque pone a Oviedo en la vanguardia desde una perspectiva medioambiental», explicó el edil, que recordó que el proceso participativo que desembocó en el concurso de ideas ha sido reconocido «internacionalmente». Asimismo, recalcó que «este trabajo de forma coordinada va a ser fundamental y es lo que se ha buscado con esta reunión: poder llevar a cabo el proyecto de forma unitaria en defensa de los vecinos. Que este proyecto salga adelante es objetivo de todos los miembros del gobierno».

«El proyecto tiene que ser viable y riguroso porque lo van a heredar los técnicos municipales que son quienes lo desarrollarán», explicó Rivas que afirmó que tal y como se encuentra ahora mismo, «hay mucho que corregir» en el paso de «la idea al proyecto de ejecución». «No nos podemos permitir otro Auditorio y que dieciocho años después se descubra que había algo mal y que incumplimos la normativa», agregó la concejala de Infraestructuras, que también concedió que las modificaciones y las correcciones son «normales» en «un proyecto de estas dimensiones y características».

Iván Álvarez, responsable de Contratación, explicó a la salida de la reunión que se trató de «poner a todas las áreas en común y las dificultades que ven el proyecto para que Urbanismo consiga recepcionarlo dentro de los límites legales». En sintonía con sus socios de gobierno, Álvarez afirmó que para «IU el Bulevar es un proyecto estructural de la ciudad y lo defendemos políticamente».