La granizada de Oviedo llegó a inundar la calle Uría