Las guerreras del Oviedo femenino

Las jugadoras del Oviedo Moderno, con su presidenta, Beatriz Álvarez, en el Salón de Plenos con autoridades municipales. / ÁLEX PIÑA
Las jugadoras del Oviedo Moderno, con su presidenta, Beatriz Álvarez, en el Salón de Plenos con autoridades municipales. / ÁLEX PIÑA

La presidenta del club, Beatriz Álvarez Mesa, solicita el «apoyo» del Consistorio para la próxima temporada | El Ayuntamiento recibe a las jugadoras del Moderno, ascendidas a la Liga Nacional

ALBERTO ARCE OVIEDO.

La Corporación municipal, encabezada por el alcalde, Wenceslao López, y el concejal de Deportes, Fernando Villacampa, recibió ayer en el Salón de Plenos a la presidenta del Oviedo Moderno CF, Beatriz Álvarez Mesa, y a varias de las jugadoras de los dos equipos del club para celebrar sus ascensos a la Liga Nacional, logrados esta temporada. El primer equipo ha subido a la nueva Primera División B nacional; el segundo, a la Segunda División nacional femenina.

Allí, arropadas por sus familiares y otros representantes del club, Álvarez Mesa destacó lo «difícil que se vuelve sobrevivir en el mundo del fútbol femenino» sin el apoyo, comentó, con el que cuentan otras formaciones. «Cuesta abrirse camino, pero lo hemos logrado», recalcó. Sin embargo, «ahora más que nunca necesitamos vuestra colaboración para que las niñas tengan la posibilidad de seguir siendo un referente en el fútbol femenino asturiano», solicitó a los representantes municipales.

Asimismo, el concejal de Deportes comentó que los ascensos a Liga Nacional van a «requerir un apoyo extra». «Muchos de los clubs con los que vais a competir están muy bien saneados», explicó. Entre las jóvenes jugadoras se encontraban la capitana del B, Diandra Alonso; y la jugadora del primer equipo, Henar Muiña.

Por su parte, el primer edil del municipio ovetense entregó a las futbolistas un regalo simbólico, el escudo de la ciudad, y celebró a renglón seguido la «amplia proyección» que está adquiriendo la modalidad femenina de uno de los deportes más famosos del globo.

Ahora el equipo, fundado por Ana Lacalle y Luis Miguel Cienfuegos tras un partido amistoso entre mujeres que se disputó en una fiesta en La Corredoria el día 24 de Junio de 1980, tendrá que encarar la próxima temporada con la presión que solo genera el deporte del máximo nivel. Y mezclará los partidos con la celebración de su cuadragésimo aniversario. «Poco a poco, tenemos que ir abriendo el camino hacia la profesionalización de estas deportistas. Se lo merecen», recalcó la presidenta del club.