Herido grave tras ser sepultado por un muro en Oviedo

Efectivos de Seguridad, Emergencias y Salvamento, tras llegar al centro Reto a la Esperanza de Manzaneda. / MARIO ROJAS
Efectivos de Seguridad, Emergencias y Salvamento, tras llegar al centro Reto a la Esperanza de Manzaneda. / MARIO ROJAS

J. M. M. B, de 56 años, remodelaba una parrilla en la parte trasera de la casa cuando varios bloques de hormigón cayeron sobre él

ALBERTO ARCE OVIEDO.

En las instalaciones de la Asociación Reto a la Esperanza de Manzaneda se vivieron por la mañana momentos de mucha tensión. Un hombre, J. M. M. B., de 56 años, usuario del centro, resultó herido de gravedad al ceder la estructura en la que se encontraba trabajando: una parrilla de ladrillo y hormigón que no soportó los golpes y se vino abajo, dejando sepultado al hombre bajo varios bloques de hormigón de grandes dimensiones y una capa de tierra y escombros.

El centro de coordinación de emergencias del 112 Asturias recibió el aviso a las 11.36 horas y acto seguido se movilizó hasta el lugar de los hechos un amplio operativo de emergencia compuesto por una UVI-móvil, una dotación especial del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) de Oviedo, una patrulla de la Guardia Civil y un coche de la Policía Local.

¿Qué? Un usuario del centro Reto de Manzaneda resultó herido grave tras ser sepultado por varios bloques de hormigón.
¿Cómo? El hombre, de 56 años, se encontraba derribando una parrilla en la parte trasera de la casa en la que vive con el resto de usuarios.
Ahora
Tras ser trasladado de urgencia en una UVI-móvil al HUCA, en estos momentos la víctima está fuera de peligro.

J. M. M. B., encargado de derribar la estructura que albergaba la parrilla para su posterior reconstrucción, aún se encontraba bajo los escombros y la tierra caída tras el derrumbe cuando llegaron distintos cuerpos de seguridad y salvamento. Tuvo que ser rescatado por los bomberos y recibió 'in situ' las primeras curas del servicio de Emergencias, que lo evacuaron pocos minutos después al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) con traumatismos por todo el cuerpo y pronóstico grave.

«No ha sido un accidente laboral, es parte del trabajo que hacemos aquí»

Dos horas después del accidente, al lugar se trasladó también una responsable del Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales (IAPRL), que recibió un aviso directamente del 112 en el que se exponía que «un obrero había sufrido un accidente laboral».

No obstante, según el testimonio que dieron algunos de sus propios compañeros a este diario, J. M. M. B. «no es un obrero, sino un usuario más de Reto que hace, como todos, labores de todo tipo», explicaron.

La parrilla está situada en la parte trasera de la casa en la que residen de forma conjunta todos los toxicómanos que acuden a la Asociación Reto a la Esperanza para desintoxicarse, una casona en el alto de Manzaneda.

Un compañero más

«No ha sido un accidente laboral, estamos arreglando la parrilla para disfrutarla nosotros los fines de semana o cuando nos apetezca. Es parte del trabajo que hacemos aquí; restauramos muebles, reparamos todo lo que se pueda estropear en la casa, lo mantenemos todo limpio...», afirmó «preocupado» por el estado de su compañero de 56 años.

En estos momentos, el paciente permanece en el HUCA a expensas del resultado de más pruebas y de nuevas valoraciones médicas por la «diversidad» de heridas y traumatismos que padece tras el accidente.