«A mi hija le han destrozado la vida con tan solo 17 años. No sale sola de casa»

«A mi hija le han destrozado la vida con tan solo 17 años. No sale sola de casa»

La madre de una menor presuntamente acosada por varios jóvenes del centro de menores de Loriana pide que los «trasladen de sitio»

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Tras dos años de acoso, miedo a salir de casa y silencio para no entorpecer las investigaciones policiales, la madre de una menor de 17 años de San Claudio, asediada, según denuncia, por un grupo de jóvenes internados en el Centro de Acogida para Menores Extranjeros No Acompañados de Loriana, ha dicho basta. Carmen Villaverde ha dado el paso para denunciar públicamente el «calvario» que está viviendo su hija.

Nadie en su familia se explica cómo empezó todo. «Les debió gustar la niña porque ella no les conoce de nada, tan solo de coincidir en el autobús», relató la progenitora. Ahí empezó todo. En la línea J1 que une Otero-San Claudio y desde ahí al acecho constante. «La seguían por el pueblo cuando iba a casa de mi madre. Le decían ven con nosotros, guapa», relató Carmen Villaverde. Los acosadores lograron hacerse con el número de teléfono de la chica y empezaron a llamarla «constantemente». En una ocasión uno de ellos llegó a cogerla por el brazo.

La familia de la joven llegó a presentar dos denuncias, en junio y septiembre de 2017. La tercera tuvo lugar este domingo. «Mi hija venía en autobús para casa. Siempre me llama para que vaya a buscarla si ellos van en el autobús. En esta ocasión me avisó de que no hacía falta que la fuese a buscar porque no estaban», relata. «Al poco me envió un mensaje y me dijo que sí, que fuese a buscarla porque los chicos se habían subido en la parada de Las Campas. Salí corriendo de casa y esperé escondida. Vi como bajaba mi hija y ellos detrás. No aguanté más y me encaré con ellos amenazándoles que iba a llamar a la Guardia Civil», explicó Carmen Villaverde.

Recogida de firmas

A día de hoy el proceso está «judicializado» pero la madre de la menor quiere una solución. «Pido que les trasladen a otro sitio, no los queremos en el pueblo», clamó. Por este motivo, la familia ha iniciado una campaña para recoger firmas de apoyo en redes sociales pero también presencialmente por todo San Claudio. El mensaje se lo lanzó al Principado, -el centro depende de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales-, porque «el trabajo de la Guardia Civil y la Policía Judicial es exquisito pero llegan hasta donde pueden».

Carmen Villaverde asegura que teme por su hija. «Tiene miedo ella, yo, su padre y su hermana. Mi hija me dice que con solo 17 años le han destrozado la vida porque no puede salir sola a la calle y vivimos pendientes del teléfono cada vez que sale. No puedo vivir», se lamenta.

El miedo es tal que los propios conductores del autobús urbano han tomado medidas. «Si va sola y ven que también van los marroquíes, cuando llega a la parada solo abre la puerta de delante para que salga ella y deja cerrada la de detrás».

Desde la Asociación de Vecinos de San Claudio muestra su solidaridad. «Conozco a la familia y desde la asociación les ayudaremos en lo que sea». Los vecinos de la zona lamentan, además, de que los jóvenes alojados en el centro de Loriana «carecen de control absoluto. Entran y salen cuando les da la gana y nadie mira para ellos, da igual la hora que sea», asegura una vecina cuyo domicilio es colindante a la institución de menores. Este centro fue noticia este verano cuando detuvieron a dos de sus empleados por un presunto delito de tráfico de menores. Se les acusó de cobrar hasta 8.000 euros a cien familias para introducir a niños marroquíes en el país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos