La hostelería se siente «otra vez engañada y decepcionada» con las fiestas, lamenta Otea

David González Codón. / M. R.
David González Codón. / M. R.

Somos Oviedo exige al PP que retire la denuncia contra las bases de chiringuitos de 2018 tras aprobar esta semana unas idénticas

J. C. A.OVIEDO.

La aprobacion de las mismas bases de casetas y chiringuitos que regularon el San Mateo del año pasado para la presente edición de las fiestas, ha causado en la hostelería «asombro y perplejidad», según afirmó ayer el presidente de Otea Oviedo, David González Codón, que lamentó el «cambio de criterio de una concejalía de Festejos que ha conseguido que la hostelería de la ciudad se sienta, otra vez, engañada y decepcionada».

González Codón explicó que, a solicitud de la concejalía, Otea propuso que los horarios de cierre se racionalizasen. Primero, el cierre del Bombé a las 2.30; luego, el de los chiringuitos tradicionales a las 3.30, y finalmente, los bares de música amplificada, los «más perjudicados año tras año por unos chiringuitos a los que siempre cualquier hora de cierre les parece insuficiente». Entre otras peticiones de Otea que el Ayuntamiento no ha satisfecho, estaban la unificación de la música en la zona de chiringuitos, la unificación de la música y la sustitución de los vasos de plástico por otros «menos contaminantes» así como la mejora de los aseos y las zonas de recogida de basura en la plaza de Porlier y aledaños.

Con todo lo anterior, desde Otea se cree Festejos ha diseñado «un San Mateo idéntico al de años pasados, en el que vuelve a haber chiringuitos políticos haciendo competencia desleal, y a los que se le hacen concesiones injustificables» como con la hora de cierre. Concesiones que «dañan gravemente al sector y en particular a los bares de la zona que, otro año más, tendrán que ver como sus locales se convierten en los baños públicos de unas fiestas en las que volvemos a permitir que cualquier pueda poner un bar y que lo explote, incluso en mejores condiciones que las que se le permiten a un sector que paga sus impuestos todo el año», denunció el presidente de la patronal, que se puso a disposición del alcalde y concejales «en la confianza de que serán capaces de revertir la situación y que no se vuelvan a producir los mismos errores del pasado».

Por otro lado, en cuanto a la mejora del modelo de las casetas del Bombé, Codón afirmó que el concejal socialista Diego Valiño «miente y habla de oídas» en las intenciones de Otea de que «todos los hosteleros de Oviedo, como siempre ocurrió, pudieran competir en igualdad de condiciones con unos chiringuitos tradicionales a los que siempre se les ha beneficiado en detrimento de la hostelería.

La asunción de las bases del año pasado no solo trajeron críticas de la hostelería. En la encrucijada mateína en la que se encuentra el equipo de gobierno, Somos Oviedo exigió ayer al PP que retire la denuncia judicial por los chiringuitos contra el anterior gobierno. Rubén Rosón censuró que «los tribunales de justicia no son para estrategias políticas, utilizan el dinero público como si fuera suyo y es de todos».

Rosón señaló lo «absurdo» de la manera de proceder del PP y pidió responsabilidad en sus acciones. «Las bases que aprobaron son las mismas por las que nos denunció el hoy concejal de gobierno Gerardo Antuña, hay un proceso abierto en los tribunales; esto no es serio. Deberían pedir disculpas a la ciudadanía y retirar de inmediato la denuncia», exigió lamentnado la «mala utilización de la justicia por parte del PP».