Los hosteleros ya pueden solicitar los permisos para colocar barras en San Mateo

La terraza de un chiringuito de San Mateo, con la Catedral al fondo. / M. ROJAS
La terraza de un chiringuito de San Mateo, con la Catedral al fondo. / M. ROJAS

Los establecimientos del casco histórico podrán cerrar a las 4.30 los viernes, sábados y vísperas de festivo, y a las 2.30 el resto de días

SUSANA NEIRA OVIEDO.

La instalación de barras exteriores en El Antiguo durante las fiestas de San Mateo ha sido uno de los puntos de fricción entre los hosteleros y el Ayuntamiento en los últimos dos años. Precisamente la junta local de Otea mostró la semana pasada su inquietud ante la falta de información sobre cómo se organizarían este año. «Llevan dos años retirándolas y por el momento desconocemos si este septiembre se va a hacer lo mismo», apuntó David González Condón.

El 'misterio' ya está resuelto. El gobierno local ha publicado ya las bases para que los bares y restaurantes de la zona vieja soliciten los permisos para su colocación. Este año, según apunta el edil de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo, en su resolución, se han fijado unos criterios homogéneos ante el «carácter espontáneo, consecuencia de iniciativas individuales» otros años por parte de los hosteleros, y para garantizar su convivencia con los chiringuitos.

Esta instalación afecta al casco histórico entre el 12 y el 23 de septiembre, cuando todos los bares, cafeterías, restaurantes y sidrerías del municipio podrán cerrar a las 2.30 horas por semana y y a las 4.30 horas los viernes, sábados y víspera de festivos. En el resto del municipio, su horario se amplía en una hora, hasta las 3.30 los días especiales.

El Ayuntamiento advierte de que ante la llegada de los chiringuitos «podrán ser suspendidas las autorizaciones de instalación de terrazas de hostelería en las plazas y plazas afectadas», aunque pueden plantear alternativas. En cuanto a las barras, deberán cumplir varias condiciones, como no superar los 3,4 metros de longitud, estar separadas de la fachada un máximo de 1,75 metros descontando un paso libre central y continuo de la vía pública de 3,5 metros. Tampoco podrán taparse salidas de evacuación, ni interrumpir el tráfico. Solo podrán servir comidas y bebida preparadas, ya que no es posible incorporar instalaciones para manipular alimentos. Asímismo, no se podrán colocar templetes, jaimas, carpas o casetas, y los muebles deberán tener un aspecto homogéneo. Tampoco se puede poner música pregrabada en la barra o en la fachada de los establecimientos. Los hosteleros tendrán hasta el 25 de agosto para presentar sus solicitudes.

 

Fotos

Vídeos