Los hoteleros lamentan la bajada de los precios ante el descenso de turistas

Los hoteleros lamentan la bajada de los precios ante el descenso de turistas
Santiago Martínez, Juande García, María García, Garciela Martínez y Ana Nicolás, ayer. / PABLO LORENZANA

Otea calcula que una habitación en un establecimiento de cuatro estrellas cuesta «ocho euros» menos que en el verano de 2017

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Las consecuencias de la disminución de las pernoctaciones en 28.000 personas y la pérdida de 5.000 viajeros durante el primer semestre -según los datos publicados por la Instituto Nacional de Estadística (INE)- ya se empiezan a notar. Los hoteleros se han visto obligados a bajar los precios. Una habitación doble en un hotel de cuatro estrellas cuesta este año «ocho euros menos» que en el verano de 2017, según calculó ayer el directivo de la asociación de Hostelería y Turismo (Otea) y director general del hotel Silken Monumental Naranco, Daniel García.

Añade que tras varios años con una crisis «brutal», la ciudad empezó a recuperar el aliento en 2015. Un año después, los buenos datos se mantuvieron, pero en 2017 las cifras volvieron a retroceder. Agosto, no obstante, fue un mes con bastante movimiento el pasado ejercicio, pero este año las previsiones son agoreras: «No creo que vaya a ser tan bueno».

Para solucionar este problema, Otea pide a las administraciones un mayor esfuerzo: «Se debe diseñar una planificación a medio y largo plazo». También solicita al Ayuntamiento una mayor programación cultural durante julio y agosto: «Las comparaciones son odiosas pero si nos centramos en Gijón vemos que en todo el verano no hay una fecha libre. Sin embargo, aquí conocimos el calendario estival hace un mes», reseñó.

De turismo

Mientras los hoteleros se las ingenian para hacer que sus establecimientos sean atractivos, los turistas sacaban ayer fotos con los monumentos más emblemáticos. Desde Murcia llegaron las familias Martínez, Nicolás y García. Aprovecharon su visita a la plaza de la Catedral para retratar a la estatua de La Regenta. También conocieron la historia de Ana Ozores los mostoleños Inés Gallego, David Martín y sus hijas Alba y Celia gracias a las visitas guiadas.

Por su parte, Carlota Menéndez y Alba Antonés llegaron desde Tarrasa para observar la estatua de El Viajero y la plaza de Trascorrales: «Vengo todos los años a Oviedo y me gusta contemplar la arquitectura de esta plazuela mientras tomamos algo en una terraza».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos