Los intereses elevan hasta los 20 millones de euros la factura del contrato del Calatrava

La visera del palacio, finalmente, quedó inmóvil. / MARIO ROJAS
La visera del palacio, finalmente, quedó inmóvil. / MARIO ROJAS

El juzgado condena al Ayuntamiento a pagar otros tres millones en gastos financieros por la liquidación del contrato de 'los Palacios'

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El Ayuntamiento tendrá que pagar otros cerca de tres millones de euros en intereses por la liquidación del contrato de 'los palacios'. El auto del juzgado de lo Contencioso, al que ambas partes llevaron los 'flecos' de la polémica y compleja resolución de la concesión, ha avalado el derecho de la empresa Jovellanos XXI (hoy en quiebra) a cobrar los intereses legales desde la resolución del contrato, decidida por el PP en noviembre de 2012, y fijado los criterios con los que deberán calcularse estos. La cifra definitiva saldrá de un informe de los técnicos municipales, pero rondará los citados 3 millones, según estimaron ayer fuentes del equipo de gobierno, que estudiará ahora las opciones para recurrir el auto.

Con todo, la factura por el Palacio de Congresos, solo en efectivo, asciende de nuevo a los 20 millones de euros: los 17.068.545,62 millones de euros que se pagaron el año pasado, más estos tres en intereses. Un dinero que pesa y parece hacer aconsejable recurrir. Los gastos financieros como aprendió este equipo de gobierno, tras tratar de retorcer el universo para pagar los de Villa Magdalena, casi 10 millones, se cargan al capítulo gastos corrientes y podrían poner en riesgo algunos programas de un presupuesto que ya debe ser modificado por incurrir en un déficit de más de 12 millones.

El pleito se alargará, aún a costa de que sigan creciendo los intereses a pagar. Al Ayuntamiento le ha ido regular en los tribunales con el contrato de 'los palacios'. Tras aprobar la resolución apenas unos días antes de que la sociedad promotora se declarase en suspensión de pagos y, con ello, llevar el pleito al Contencioso y no a un juzgado de lo Mercantil de Madrid, donde las familias Cosmen y Lago crearon Jovellanos XXI, las cosas se pusieron feas. El administrador concursal reclamó casi 96 millones de euros y a sus pretensiones se unió el Banco Santander, que financio la operación. El Ayuntamiento, tras años de dejadez probada, trató de armar una defensa en la que reclamaba a la empresa 90 millones por «infracciones gravísimas».

El juicio no fue fácil. El Ayuntamiento había firmado la recepción de la obra valorándola en 96 millones y ni siquiera pudo aportar un arquitecto como perito. Tratar de desdecirse de un acto propio, de minusvalorar lo firmado por tres técnicos y el interventor, no era buen camino. El magistrado del Contencioso, Miguel Ángel Carbajo, encontró un camino intermedio, que mantenía la validez de la recepción, pero lo ponía a la luz de la modificación del contrato de 2005 en el que ambas partes dieron «por equilibrado» el contrato en 66 millones. Restando las dos cifras y 5,2 millones de amortización, quedaron en 25, que aún limó hasta 17 el TSJA, al descontar la inversión en la visera inmóvil, que a veces se olvida que aquello se iba a levantar armoniosamente para pasmo de los viandantes.

122,4 millones

Lo que nadie sabe, porque el Ayuntamiento nunca hizo valoraciones de los terrenos que regaló a la empresa para la doble operación de 'los palacios' es cuánto patrimonio municipal voló. En 2014, los socialistas hicieron una aproximación. Calcularon un agujero patrimonial de 122,4 millones, entre los 150 millones regalados o casi en la modificación de 2005, la venta de El Vasco, o el menor valor del declarado del Palacio, a los que cabía restar la obra entregada para dejar el agujero en 'solo' 122,4 millones.

Temas

Oviedo