Los investigadores llamaron al zulo «la cárcel del pueblo»

Fuel el 7 de abril de 2017 cuando comenzó la fase de instrucción de este caso, que recibe el nombre de 'operación Ermita', tras el hallazgo casual del zulo del Naranco por un paseante que comunicó a la Policía Nacional su ubicación: una finca denominada 'Ciervo' justo en una de las laderas próximas a las antenas de radiotelevisión. Los investigadores lo llegaron a calificar como «cárcel del pueblo» ya que constataron que su construcción, impermeabilizado, insonorizado y con un perfecto sistema de ventilación simulado y oculto por unas colmenas, estaba predestinada al «confinamiento involuntario de personas en situación de cautividad», como así recoge el auto judicial del juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo. Los propios investigadores explicaron que comprobaron 'in situ' que la insonorización era tal que si alguien gritaba desde su interior no se podía escuchar nada desde fuera. La propia jueza, durante la fase de instrucción, reconoció que «ante el estado de cuidado del zulo» cabía la sospecha de que la organización ETA-Asturcón «podría seguir activa», recoge el auto judicial. Sin embargo, «en estos momentos no hay constancia de la existencia de nuevas actividades delictivas cometidas por sus componentes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos