La Fiscalía pide la retirada del carné de conducir para el joven que empotró su coche contra la fuente de Cuatro Caños

El conductor del vehículo entra esta mañana en los juzgados de Oviedo. /Hugo Álvarez
El conductor del vehículo entra esta mañana en los juzgados de Oviedo. / Hugo Álvarez

También se le han abierto diligencias por un delito de lesionea por imprudencia grave y contra el Patrimonio Histórico

Cecilia Pérez
CECILIA PÉREZ

La Fiscalía del Principado de Asturias ha solicitado la medida cautelar de retirada del carné de conducir para el conductor que se empotró enlazado fin de semana contra la Fuente de los Cuatro Caños en Oviedo. El Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo pondrá el correspondiente auto con la decisión que adopte al respecto.

El juicio rápido al que iba a ser sometido el conductor que empotró su coche contra la fuente de Cuatro Caños en La Corredoria, Oviedo, por conducir bajo los efectos del alcohol (triplicó la tasa permitida) ha sido aplazado ante la imposibilidad de comparecer una de las testigos del accidente. Se trata de la joven que también iba en el vehículo y resultó herida. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Asturias informaron que «no puede comparecer como testigo ni ser valorada por el médico forense debido a las lesiones que presenta».

Además,aún se está a la espera de recibir el informe de la Comisión de Patrimonio del Principado de Asturias sobre la catalogación del monumento y su grado de protección para evaluar los daños causados.

Con todo, se han abierto diligencias contra H. C. al que se le imputan un delito contra la seguridad vial, un delito de lesiones por imprudencia grave y un delito contra el patrimonio histórico por imprudencia grave. A lo que hay que sumar sus antecedentes por varios delitos contra la seguridad vial, informaron fuentes judiciales.

Actitud amenazante

El joven accedió a las diez de la mañana al juzgado de instrucción número 4 de Oviedo, donde se iba a celebrar el juicio rápido, que luego fue aplazado. Lo hizo en actitud amenazante hacia los periodistas que cubrían la información. Al fotógrafo de este periódico le espetó «como me hagas una foto te rompo la cámara». Nada que ver a lo 'colaborativo' que se mostró ante los medios cuando en enero del año pasado protagonizó el incidente del Angliru.

Subió con su todoterreno al puerto riosano a pesar de que había aviso de temporal. Tras protagonizar una rocambolesca conversación con el técnico del 112, que atendió la llamada de auxilio tras quedar atrapados por la nieve, en mangas de camisa y sin calzado adecuado, el joven aseguró a EL COMERCIO que «no se nos han quitado las ganas de aventura».

Sus amigos y él se vieron sorprendidos por la nieve, a pesar de que había aviso de temporal, en La Cueña de les Cabres, a cuatro kilómetros del área recreativa de Viapará, una zona con una inclinación superior al 23%. No podían dar la vuelta y, después de una hora atrapados, a las cuatro y media de la madrugada, llamaron al 112. El jefe de sala del servicio, en una de sus respuestas les espetó la frase que se hizo viral: «Somos mayorinos ya para saber lo que hacemos, ¿eh?». Los chavales denunciaron los modos utilizados por el técnico de emergencias y el trabajador acabó siendo apercibido por ello.

Con todo, el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias aseguró que durante el incidente se registraron más de cuarenta llamadas -entrantes y salientes, de los atrapados y desde el 112 a ellos- vinculadas a este aviso y que en todo momento se siguió el protocolo establecido. Aunque sí admitieron que algunas de las expresiones no fueron las más adecuadas.