La jueza ordena el ingreso en la cárcel del hombre que agredió a machetazos a tres personas

La jueza ordena el ingreso en la cárcel del hombre que agredió a machetazos a tres personas
El bar donde ocurrieron los hechos. / ÁLEX PIÑA

Permanecerá en prisión provisional, comunicada y sin fianza tras la reyerta que protagonizó en La Argañosa, en la que atacó también a un policía

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Prisión provisional, comunicada y sin fianza. Estas son las medidas que la magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 2, que estos días se encuentra de guardia, ha decretado para J. E. G, un hombre de 46 años y de origen cubano que el domingo de madrugada agredió a tres personas, entre ellas una Policía Local, con un machete a la entrada de un bar de la calle Alejandro Casona con Lola Mateos, en el barrio de La Argañosa.

Los hechos ocurrieron pasadas las seis de la mañana cuando el hombre, armado con el arma blanca de 41 centímetros de hoja, regresó al local donde previamente le habían negado una consumición ante su estado de embriaguez, y donde había protagonizado una discusión con dos personas, a las que amenazó antes de irse.

Tras coger el machete de su casa, muy acelerado, regresó y «sin mediar palabra comenzó a golpear a dos hombres» a las puertas del establecimiento, según explicó la Concejalía de Seguridad Ciudadana. A uno de ellos le produjo heridas en una mano y en el rostro y al otro, un profundo corte en un brazo.

Una patrulla de la Policía Local acudió de inmediato al lugar. Los agentes intentaron reducir al agresor, que, lejos de calmarse, atacó a uno de los agentes, dándole con el machete en el brazo izquierdo, aunque no le causó ninguna lesión. Finalmente lograron detenerle y de inmediato fue trasladado hasta el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

Tras recibir el alta, permaneció un día en los calabozos de la calle Juan Benito Argüelles (antigua General Yagüe) y ayer pasó a disposición judicial. La Fiscalía pidió para él prisión provisional, comunicada y sin fianza ante la gravedad de las lesiones que, presuntamente, causó, unas medidas que la jueza decretó.

Los dos hombres que sufrieron cortes continúan con su recuperación, y el local hostelero de La Argañosa, cerrado «por vacaciones».

Tras este suceso, el sindicato Sipla lamentó el «riesgo enorme para la integridad física de los agentes y de las personas implicadas en la agresión» que supuso hacer frente a esta persona violenta, Antes casos así, urgió la compra de un Taser para las patrullas operativas del 092. Esta arma, que no es letal, permite reducir a las personas que están muy alteradas y hacerlo a cierta distancia.