El juzgado vuelve a anular el cambio de nombre de cuatro calles franquistas

Un operario descubrió las nuevas placas de Calvo Sotelo y la plaza de la Gesta, ahora Federico García Lorca y plaza del Fresno. / M. R.
Un operario descubrió las nuevas placas de Calvo Sotelo y la plaza de la Gesta, ahora Federico García Lorca y plaza del Fresno. / M. R.

Fernández-Ladreda, General Yagüe, Marcos Peña Royo y Yela Utrilla quedan fuera de la aplicación de la Ley de Memoria Histórica

J. C. A. OVIEDO.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 6 de Oviedo anuló, según informó ayer la Hermandad de Defensores de Oviedo, el acuerdo municipal por el que se cambiaron los nombres de las calles Fernández-Ladreda, General Yagüe, Marcos Peña Royo y Yela Utrilla. En el comunicado enviado por la entidad se indica que por «aplicación de la Ley de Memoria Histórica». Sin embargo, ese paquete de calles, no así las otras diecisiete que han perdido su denominación franquista, se modificaron en un acuerdo diferente de la junta de gobierno local el pasado 16 de enero.

El auto, según señala la Hermandad, reconoce que dicha ley no afecta a esas calles, que no hay ningún interés general en el acuerdo municipal, «y que se efectuó con la única finalidad de no cumplir la sentencia que ya anulaba otro acuerdo anterior del Ayuntamiento».

Es por ello que la Hermandad «exigirá» al Ayuntamiento la inmediata restitución de los «nombres históricos» de dichas calles, «ejerciendo todas las acciones civiles o penales que procedan, en caso de una nueva negativa municipal a ejecutar las resoluciones judiciales», añadieron.

El equipo de gobierno queda «una vez más en entredicho» con un nuevo revés a un acuerdo municipal, en esta ocasión acerca del «cambio de nombres de cuatro calles, adoptado al margen de la legalidad», abundaron.

En ese sentido, los Defensores advirtieron que han hecho la «firme promesa» de continuar la «batalla jurídica, donde proceda, en defensa de la legalidad y de la historia de Oviedo que, por ser muy grande, no precisa ningún adjetivo que la manipule». «Si Oviedo no se rindió en 1936, tampoco se va a rendir ahora», concluyen.

Tras la anulación del primer cambio de nomenclatura, el Ayuntamiento inició un nuevo expediente que culminó con el acuerdo del pasado enero. Mientras, para no cumplir con lo dictado por el juzgado, en primera instancia, alegó que la obligación de acatar la Ley de Memoria Histórica impide cumplir el auto que mandaba restituir la anterior denominación.

Fuera de ese acuerdo quedaron las cuatro calles a las que hace referencia la Hermandad en su comunicado. Fernández-Ladreda, General Yagüe, Marcos Peña Royo y Yela Utrilla cambiaron de nombre a propuesta de Alcaldía gracias a la prerrogativa que tiene el Ayuntamiento de cambiar la nomenclatura de su callejero. La jueza no piensa lo mismo.

Temas

Oviedo