LibrOviedo llega para «relanzar la poesía»

Una vista de la feria LibrOviedo 2019, que arrancó ayer con 10.000 títulos a la venta en la antigua plaza del Pescado de Trascorrales hasta el próximo domingo 19. / FOTOS: ALEX PIÑA
Una vista de la feria LibrOviedo 2019, que arrancó ayer con 10.000 títulos a la venta en la antigua plaza del Pescado de Trascorrales hasta el próximo domingo 19. / FOTOS: ALEX PIÑA

Catorce librerías ofrecen hasta el 19 de mayo diez mil títulos con un 10% de descuento, y 55 actividades | La XXVI edición de la feria del libro regresa a Trascorrales dedicada «al género pequeñito»

ALBERTO ARCE OVIEDO.

Poesía y eslóganes electorales; páginas sin estrenar y promesas para el municipio. Tras veintiséis años ininterrumpidos, primero en el paseo de los Álamos y ahora en Trascorrales, LibrOviedo, que comenzó ayer y durará hasta el domingo 19, es una cita destacada en el calendario cultural ovetense no se puede perder. Ni siquiera en plena campaña electoral.

Este año, la feria ofrecerá 55 actividades (nueve menos que en la edición anterior) y diez mil ejemplares a la venta, la misma cifra del año pasado. «Un terreno complicado», sentenció Mar Prieto, presidenta de la Asociación de Libreros de Asturias, dada «la escasez lectora» que existe en el territorio español, donde, según sus palabras, un 40% de la población «no lee ni siquiera un libro al año». Aun así, los libreros no pierden la esperanza, y la novedad «fundamental» de este año, señaló la presidenta, se encuentra en la «mayor importancia que se le ha querido dar al género poético». Un año para la poesía.

En ese sentido, Prieto, que estuvo arropada en la inauguración por representantes políticos locales y autonómicos de todas las formaciones políticas que querían mostrar su compromiso con la cultura, destacó que el de la lírica «es el género pequeñito de la familia», y que con este nuevo rumbo «queremos relanzarlo». No obstante, también admitió que el sector está «bajo» en lo que a las ventas se refiere. «No somos un artículo de primera necesidad y la crisis económica todavía está ahí por mucho que se diga», comentó. Por eso, en su establecimiento, la Librería Reconquista, «las ventas han bajado entre un 20% y un 25% respecto a años anteriores».

De inaugurar esta vigesimosexta edición de LibrOviedo se encargó el alcalde, Wenceslao López, que defendió a ultranza la importancia de la lectura. Y es que, como afirmó durante su discurso inaugural, «los libros nos hacen mejores personas y nos permiten vivir multitud de vidas sin levantarnos de la silla». Además, y como ya es tradición, volvió a recordar que su primer volumen se lo regaló a los 11 años, por sus buenas notas, el entonces alcalde Valentín Masip en la escuela de El Rancho: La 'Vida de Miguel Ángel'.

«Trascorrales es hoy y durante diez días un espacio multidimensional, un epicentro de la cultura que traerá a miles de personas. Espero que muchos de ellos sean guajes», apostilló el regidor. «Es curioso ver cómo el mundo real es más virtual que la ficción de las novelas; ojalá pudiese quedarme aquí encerrado estos diez días. Sería más divertido que estar ahí fuera», bromeó, en relación a los intensos tiempos y actos la campaña, que culminará el próximo 26 de mayo con las elecciones municipales, autonómicas y europeas.

Tras él primer edil de la Corporación, tomó la palabra el editor Adolfo Casaprima, encargado de la edición de la obra conmemorativa que se estrena este año en LibrOviedo. Un volumen que incluye dos géneros para un mismo tema, la leyenda de las cien doncellas asturianas. 'Los dos reyes', novela breve de Michael Masson, y 'Bermudo', drama en tres actos de Augusto E. Madán. Todo ello, con un estudio preliminar, traducción y notas de Casaprima. Una «'rara avis'», matizó el traductor y corrector de la obra, y una «lectura fácil», declaró con sorna, guiñando un ojo a la clase política, sentada en las primeras filas.

En el modelo organizativo de esta edición, idéntica a las últimas, los catorce libreros participantes (uno menos que en 2018) se han distribuido los títulos para ofrecer «una mayor variedad de referencias» y convertir a la antigua plaza del Pescado de Trascorrales en una gran librería dividida en secciones». Así lo relató el presidente de los libreros, Luis Martín, en declaraciones a este diario. Al final, todo lo que se venda irá a parar a una caja única que se repartirá a partes iguales entre los participantes. Además, el cliente se beneficiará durante toda la feria de un 10% de descuento.

A primera hora del mediodía, Trascorrales ya lució a rebosar. Y entre los asistentes no faltó uno de los principales tótems del gremio librero ovetense, la propietaria de la librería Cervantes, Conchita Quirós. «A mí me ha tocado participar más en términos morales que físicos», acusó. «Y tiene que ser así, los nuevos libreros están cogiendo el testigo de los que estamos ya mayores. Son ellos los que tienen que darle un empujón a la cultura desde este ámbito», abundó. «Oviedo, la bien novelada, necesita este espacio».

Entre discurso y discurso, ya hubo quien se decidió a recorrer las estanterías blancas a la captura de un nuevo ejemplar que llevarse consigo. Fue el caso de Natividad Giménez, que madrugó para «estrenar la feria» y para demostrar que aún quedan personas que leen más de un libro al año. «Intento leer un libro cada mes, mi favorita es la novela histórica», admitió. «Todos los años vengo a LibrOviedo, no podía faltar».

«Muy viva»

Pero «en el principio era el Verbo», y después llegó todo lo demás. Algo así ocurrió con el género poético, que ya en los tiempos en que Homero peinaba canas, anticipó los inicios occidentales de la literatura. Por eso, LibrOviedo rehace así el interés por las poéticas de actualidad. Así lo admitió Yasmina Álvarez, autora del poemario 'Los versos que nunca os dije', que aplaudió este nuevo impulso «que se le quiere dar al género desde las librerías», pero que, matizó, «ya está muy viva cada día en el Principado de Asturias», donde «cada tarde» los jóvenes poetas puebles los cafés y librerías para presentar sus obras líricas. «Por suerte, los poetas tenemos más baldas en las estanterías este año, lo necesitábamos», concluyó.

Más información