La lluvia se ceba con la zona rural del municipio e inunda el centro de la ciudad

El camión volcado a la altura del kilçómetro 30 de la A-66, dirección a León. / PABLO LORENZANA
El camión volcado a la altura del kilçómetro 30 de la A-66, dirección a León. / PABLO LORENZANA

La tromba de agua fue la causante del vuelco de un camión en la ronda exterior a la salida de los túneles de La Bolgachina en dirección a León

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Dicen que no hay dos sin tres y en menos de dos semanas el municipio ha sufrido ya la segunda tromba de agua con nefastas consecuencias para el municipio. Llueve sobre mojado y los efectos de las intensas precipitaciones se dejaron ver tanto en el centro de la ciudad como en su zona rural. El agua anegó las principales calles de Oviedo, causó un accidente en La Bolgachina, incomunicó pueblos, inundó viviendas y locales y provocó la caída de varios argayos. Son a grandes rasgos las huellas que dejó la intensa lluvia registrada ayer entre las tres y las siete de la tarde. Según datos de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico se llegaron a acumular hasta 24 litros por metro cuadrado.

El mayor susto provocado por la tromba de agua se produjo a primera hora de la tarde. Un camión se salió de la calzada en el kilómetro 30 de la A-66 dirección a León, a pocos metros de los túneles de La Bolgachina. El vehículo acabó volcando en el arcén. Afortunadamente el conductor no sufrió heridas de consideración y pudo salir por su propio pie, como así confirmaron fuentes de la Guardia Civil.

La tormenta se cebó especialmente con la zona rural del municipio. En la localidad de Puerto un argayo dejó incomunicado la parte alta de la localidad, al cierre de esta edición aún permanecían bloqueados. «Es la única carretera de entrada y salida del pueblo», explicó Marian Uría, vecina de la localidad.

En Ponteo, el agua entró con toda su fuerza en la vivienda de Mari Paz García. «Esto es un siniestro total. La fuerza del agua me volcó un arcón, no puedo acceder a donde tengo las gallinas porque hay un muro en peligro de desprendimiento y los bomberos me recomendaron no dormir hoy (por ayer) en casa», describió esta vecina. «Tengo 68 años y nunca en mi vida vi esto», se lamentó. Esta localidad, próxima a San Claudio, fue una de las más afectadas con fincas y carreteras completamente anegadas. Muchos vehículos tuvieron que dar la vuelta debido a la lluvia.

En Las Caldas, las consecuencias afectaron directamente al balneario. La crecida del río Gafo inundó la zona del manantial, es decir, el área que ocupa el Balneario Real y la zona de tratamiento. «No sabemos qué repercusiones puede haber», aseguraron fuentes del balneario pero la primera de ellas ya ha supuesto el cierre de estas dos áreas, al menos durante el día de hoy.

En zona urbana, la lluvia inundó calles tan céntricas como Uría o Toreno. En la calle San Francisco, el agua acumulada llegó a la altura de los tobillos de los peatones. Comercios tan emblemáticos como Rialto tuvieron que colocar barreras para evitar su entrada al local. La fuerte acumulación de precipitación hizo que Bomberos y Policía Local tuvieran que rescatar a los usuarios de un autobús de un centro de día tras quedar atrapados en la glorieta de Las Campas que quedó completamente inundada y barrios como Ciudad Naranco, La Argañosa o Vetusta vieron sus calles completamente anegadas. Hasta las piscinas de San Lázaro se vieron afectadas por la tromba de agua, según informó el área de Seguridad Ciudadana. La centralita de Policía Local y Bomberos no dio ayer abasto para atender el gran volumen de llamadas recibidas durante la tarde de ayer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos