El Ayuntamiento revisará la limpieza del alcantarillado tras las últimas inundaciones

Inundaciones en Trubia, el pasado 10 de junio . / PIÑA
Inundaciones en Trubia, el pasado 10 de junio . / PIÑA

Ana Rivas reconoce problemas de mantenimiento en la red de saneamiento que obligan a retomar nuevas actuaciones

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Hace justo una semana la concejala de Infraestructuras, Ana Rivas, reconoció que «las tormentas nos enseñan problemas nuevos en la red de saneamiento». Lo dijo tras la tromba de agua que anegó varios puntos de la ciudad. Este miércoles llovió de nuevo sobre mojado y el agua volvió a inundar las principales calles del centro de Oviedo, incomunicó pueblos, anegó locales y provocó varios argayos. El Ayuntamiento entonó ayer el 'mea culpa' y reconoció que es hora de proceder a una revisión más profunda de la red de alcantarillado. «Creemos que hay que hacer una nueva limpieza en algunos de los tramos de tuberías de saneamiento», aseguró Ana Rivas.

Lo hizo tras haber aprendido que la tormenta de hace dos días dejó al descubierto nuevos «puntos negros» en los que se han producido inundaciones donde antes no las había.

Revisar el estado de la red de saneamiento fue uno de los compromisos adquiridos por la edil de Infraestructuras cuando asumió el cargo y se comprometió a ir renovando paulatinamente, a un ritmo de un 10% anual, unas infraestructuras, en buena parte construidas en bóveda de ladrillo, con más de 50 años de antigüedad y en la que no se diseñaron pozos de tormentas. Pero también hay problemas nuevos. Aún quedan proyectos en la cartera para mejorar la capacidad de saneamiento de la zona oeste de la ciudad, con un nuevo aliviadero en el parque del Oeste, por ejemplo. O la construcción de un pozo de tormentas entre Alejandro Casona y el barrio de La Argañosa para la recogida de aguas pluviales en esta zona concreta de la ciudad.

Más información

Inundaciones en El Fontán

En marcha también está una asignatura pendiente para los vecinos y comerciantes de El Fontán. Este miércoles los locales de la plaza Daoiz y Velarde se vieron afectados por el agua acumulada tras la intensa tromba de agua. El problema viene de lejos con una red de alcantarillado que no se ha renovado en los últimos veinte años. «El problema es del alcantarillado y del colector. Toda la red de saneamiento del Arco de los Zapatos y lo que conecta con el interior de la plaza», explicó Ana Balbín, presidenta de la asociación de vecinos de El Fontán. «Cuando llueve muy fuerte las rejillas echan el agua fuera porque el colector tiene muy poca pendiente». A esto hay que sumar la falta de limpieza de las alcantarillas. «Están siempre sucias debido a los residuos del mercado y de los corchos de las sidrerías». Esta falta de mantenimiento y la cantidad de agua caída el miércoles fueron suficientes para anegar los bajos comerciales y trasteros de la plaza Daoíz y Velarde. «Vamos a dar parte al seguro y reclamar al Ayuntamiento por los daños», afirmó Balbín.

Quien ha recuperado la normalidad tras los daños sufridos por la tormenta del sábado es la zona rural del municipio. Los bomberos retiraron en la l ocalidad de Puerto el argayo que incomunicó el pueblo y el Balneario Real de Las Caldas estará operativo a partir de mañana una vez finalicen los trabajos de limpieza que anegaron esta zona de la instalación, según informaron fuentes del complejo termal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos