Las madres de Ciudad Naranco exigen presencia policial contra las drogas

El parque Juan Pablo II, en Ciudad Naranco. / ALEX PIÑA
El parque Juan Pablo II, en Ciudad Naranco. / ALEX PIÑA

«La piedra de hachís que encontramos en el parque infantil se la podría haber tragado uno de nuestros hijos», lamenta Cristina López

A. ARCEOVIEDO.

En un parque infantil y a plena luz del día. Las madres de Ciudad Naranco que hallaron anteayer una piedra de hachís en la zona de juegos de la plaza Juan Pablo II solicitan una mayor presencia policial que sirva para prevenir el «constante» consumo de estupefaccientes en la zona. Así lo denunció ayer, en declaraciones a este diario, Cristina López, madre de un niño de dos años y medio y vecina del barrio.

«Está bien que cada uno haga en su casa lo que le plazca, pero esto es un parque infantil y no estoy dispuesta a poner la salud de mi hijo en riesgo. Aquí no viene gente peligrosa, solo algunos jóvenes, pero se ponen a fumar en mitad del parque y eso no puede ser», relató. «La piedra de hachís que encontramos se la podría haber tragado uno de nuestros pequeños», lamentó la madre. Y es que, para más señas, también afirmó que «hace dos noches, yo misma tuve que echar a unos chavales que estaban fumando aquí», aseveró mientras señalaba una pequeña mesa sobre la que sientan los niños para jugar.

En ese sentido, y desde la Asociación de Vecinos Activa Naranco, su presidenta, Marisa Álvarez, ya había explicado que en Ciudad Naranco se está viviendo «un incremento» de las operaciones de menudeo de drogas. «No es una cosa puntual», sentenció.