Una manada de jabalíes, de paseo por Oviedo