Maravedís, denarios y reales de a ocho a precio de oro

Maravedís, denarios y reales   de a ocho a precio de oro
Una vista de la Convención Nacional de Numismática. / P. LORENZANA

El hotel España acoge la Convención Nacional de Numismática

A. ARCE

Nadie da duros a cuatro pesetas, dice el refrán, pero aún quedan algunos que pueden llegar a invertir miles de euros en la adquisición de una única moneda. No es una paradoja y los amantes de este tipo de coleccionismo lo saben muy bien. De este modo, durante toda la jornada de ayer, el hotel España acogió la XLV edición de la Convención Nacional de Numismática y del Coleccionismo, todo un clásico organizado por el Grupo Filatélico y Numismático Ovetense y enmarcado en el programa de la Asociación de Numismáticos Profesionales.

Desde los cotizados reales de a ocho, maravedís del siglo XVI y denarios romanos, hasta un billete de 500 escudos portugués valorado en 2.500 euros y alguna que otra onza arcaica griega de colección privada del siglo V antes de Cristo destacaban en los expositores de los numismáticos venidos de todas partes de la península.

Es el caso del bilbaíno Juan José Lavín, gerente de la tienda especializada Numismática Lavín, que contó, en declaraciones a este diario, cómo la «fiebre» de la moneda no tiene nada que ver con su valor en cuanto a metal precioso u objeto extraño, sino con «su verdadero estatus como testigo atemporal de la historia». Según Lavín, «a través de una moneda se puede conocer el devenir económico de un país». Y los maravedís resellados de la época de los Austrias o los duros de plata fabricados en latón (por la gran inflación económica) dan «buena cuenta de ello».

Rastrillos

El Grupo Filatélico y Numismático Ovetense, muy activo en la ciudad y con sede en la Biblioteca de La Granja, organiza todos los domingos rastrillos con objetos coleccionables; sin embargo, esta es una ocasión especial. A las monedas y billetes se sumaron postales y relojes. Y hubo quien presumió junto a sus compañeros de tener una colección de 50.000 postales de la etapa franquista española.

Desde Valladolid, Javier Rebollo, de Olympus Coins, trajo un objeto especial. Una medalla de la ciudad de Oviedo tallada en plata en señal de victoria pocos meses después de que las tropas nacionales gallegas rompiesen el cerco republicano a la capital en 1936.

 

Fotos

Vídeos