Martes de Campo

El Martes de Campo vence a la lluvia en Oviedo

Martes de Campo: 4.000 bollos para combatir la lluvia
Reparto del bollo de Martes de Campo en el Campo San Francisco y jóvenes disfrutando en diferentes parques de la ciudad. / MARIO ROJAS / HUGO ÁLVAREZ

La Sociedad de La Balesquida reparte 4.000 bollos entre sus incondicionales en una jornada lluviosa en el parque de San Francisco

ALBERTO ARCE

Caso ocho siglos después de que doña Velasquita donase una capilla a los sastres y hombres buenos de la ciudad, la del Martes de Campo en el parque de San Francisco es una tradición que se resiste al olvido. En una sociedad que tiende a lo vertiginoso y de avances tecnológicos constantes -también en el ámbito de la dieta-, el bollo preñao y la botella de vino blanco no podrían estar más justificados. Por eso esta mañana, y a pesar de la competencia de la celebración en otras partes de la ciudad y de las lluvias constante que ensuciaron el cielo matinal, miles de personas han retrocedido en el tiempo para acudir en masa al gran espacio verde de la ciudad. De todas las edades y procedencias, muchos menos que el año pasado y ataviados con chubasqueros de plástico, abrigos y paraguas, pero fieles al Campo y a sus tradiciones.

Las primeras horas del día han sido ciertamente desalentadoras en términos climatológicos. Pasados varios minutos de las 12 del mediodía, las frías temperaturas y los chubascos repentinos obligaban a los socios, que habían respondido como cada año la llamada de La Balesquida, a agruparse entorno a la carpa del paseo del Bombé, «entorpeciendo» el reparto de las viandas. Así lo ha manifestado el presidente de la sociedad, José Antonio Alonso. A su lado, doscientas mesas y mil sillas de plástico completamente empapadas. También el prau, que no ha lucido salpicado de gente disfrutando de la copiosa comida como en otras ocasiones.

«El ánimo no puede decaer, pero lo cierto es que estamos viviendo un Martes de Campo bajo la lluvia. El reparto del bollo ha sido ligeramente dificultoso por la cantidad de gente que se aglomeraba bajo la carpa, pero los socios han venido a por él y no podríamos estar más contentos», ha explicado Alonso. Mientras tanto, la banda de música Ciudad de Oviedo interpretaba sus piezas aprovechando la intermitencia de las precipitaciones. «Estamos mirando al cielo y deseando que pare cuanto antes para que la gente pueda venir al campo como manda la tradición a disfrutar de las actividades de la tarde», ha sentenciado el presidente.

Pero para algunos ovetenses, confiados y decididos de que «el bollo se come en el Campo llueva o truene», el agua no ha sido un impedimento. Así, Eloína Fernández, esposa del exalcalde socialista Antonio Masip, ha disfrutado del tradicional bocado sentada en uno de los bancos del Bombé bajo el resguardo de un paraguas. «Es una pena, pero si llueve, nos refugiamos. El bollo hay que comerlo aquí», ha expresado. Junto a ella, Miguel Miño ha llamado a la ciudadanía ovetense a «llenar el San Francisco». «Una afición que viene de lejos», ha concluido.

Pero el Martes de Campo también es para los foráneos. Ha sido el caso de la familia Herrera, procedente de Colombia, que ha acudido al campo por segundo año consecutivo. «Es mi segundo año en Oviedo y quiero enseñarle las costumbres de la ciudad a mi hijo», el pequeño de cuatro años Jerónimo Herrera. «El año pasado fue genial por el buen tiempo, pero no podemos desanimarnos, es una fiesta muy bonita», ha declarado Laura Sánchez junto a su familia.

Tras la hora de la comida, y ya con el sol comenzando a asomar tras haber pasado toda la mañana y parte del mediodía en su escondite, muchos de los presentes han decidido bajar hasta el Paseo de los Álamos a tomarse un helado. Siguiendo la tradición, no faltaron las colas frente a Verdú. Otros, también como mandan las costumbres, han preferido el café y los pasteles en alguna de las confiterías cercanas. La fiesta continuará durante toda la jornada con un festival de la canción asturiana, en el que participarán Luisi Martínez, Luis Estrada o Jorge Tuya, y una romería popular en el Bombé, amenizada por la Orquesta Fábula. En definitiva, llueva o no, la danza y la folixa del Martes de Campo son las dos grandes señales que anticipan la llegada del verano a la capital del Principado de Asturias.

Programa para hoy

Reparto de bollo y vino
De 9 1 13.30, en el paseo del Bombé.
Alborada musical
Desde la plaza de Porlier hasta el Campo, desfile de grupos de baile, charangas y bandas de música. A partir de las 10.30.
Parque infantil
En el paseo de la Rosaleda, de 12 a 14 horas y de 16 a 19 horas.
Concierto
De la Banda de Música en el Paseo del Bombé, a las 12. 30 horas.
Canción asturiana
XIV Memorial Ángel Martínez, a las 17 horas en el paseo del Bombé.
Romería populara
A las 19 en el paseo del Bombé con Orquesta Fábula.

Más noticias