Tasmin, la niña que se precipitó desde una ventana en Oviedo, mejora su estado

La pequeña se precipitó desde el tercer piso de este edificio. /Á. P.
La pequeña se precipitó desde el tercer piso de este edificio. / Á. P.

Los hechos ocurrieron en el barrio de Vallobín

R. A. OVIEDO.

La pequeña Tasmin Zekri, que hace veinte días se precipitó accidentalmente desde la ventana de su casa en Vallobín, «mejora» de las heridas sufridas en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), según dijo su padre ayer. La caída tuvo lugar el mediodía del miércoles 27 de marzo cuando la niña, que en junio cumplirá tres años, se subió a una cama y se asomó por la ventana donde su madre había dejado una manta para ventilar.

Resbaló y cayó desde un tercer piso a la calle Franciso Cambó a la altura de la farmacia. Resultó gravemente herida al sufrir un traumatismo craneoencefálico, que obligó a los médicos a colocarle un drenaje el mismo día del accidente, y tuvo diversas fracturas por todo el cuerpo. Ya ha sido intervenida quirúrgicamente de la cadera y una pierna y el proceso de recuperación se prevé largo.

Su madre, que estaba con ella en casa en el momento de los hechos, sufrió minutos después del accidente un ataque de ansiedad. En un avanzado estado de gestación y permaneció varios días en observación en el centro sanitario de La Cadellada.

El padre, que fue avisado de lo ocurrido mientras estaba trabajando, se dirigió de inmediato hasta el lugar de los hechos. Cuando llegó pudo hablar con su esposa momentos antes que ambas fuesen llevadas al hospital en dos ambulancias distintas.

Asimismo, la Policía Nacional investigó lo ocurrido y el mismo día de la caída concluyeron que todo había sido un accidente y lo ocurrido impactó tanto a los vecinos como a los viandantes que a esas horas paseaban por Vallobín.