«Mi hija lleva dos meses fugada y quiero que la encuentren»

La menor en un foto proporcionada por los padres. / E. C.
La menor en un foto proporcionada por los padres. / E. C.

Los padres de C. Á. N, de 16 años, aseguran que se ha fugado con su novio, que «está en busca y captura», al extranjero y piden ayuda

ROSALÍA AGUDÍNOVIEDO.

Están viviendo un auténtico calvario: su hija, C. Á. N., de 16 años, «se fugó el 25 de abril de un centro de menores» de Oviedo y huyó con su novio al extranjero. Aunque no saben dónde con exactitud, creen que pueden estar en Bélgica. «Mi hija lleva dos meses fugada y quiero que la encuentren», pidió su madre, Silvia. «No pensábamos que iba a irse al extranjero, pero lo hizo. Hablamos a veces con ella, pero no quiere volver», relataron ayer sus padres, Manuel y Silvia, que ahora lanzan un grito desesperado para que les ayuden a buscarla.

No es la primera vez que la adolescente escapa de un centro de menores. Lo ha hecho en varias ocasiones, al menos cuatro veces. El calvario de esta familia comenzó cuando la niña pasó al instituto Alas Clarín: «Se juntó con malas compañías y la situación en casa era insostenible». Tanto que sus progenitores la denunciaron por su deficiente conducta. «Nos ofrecieron que quedase en libertad vigilada o ingresase en un centro de menores. Optamos por la primera opción, pero la situación en casa seguía igual», insostenible, apuntaron.

C. Á. N. ingresó, entonces, en el centro de menores de Cayés, pero se fugó junto a una amiga. La Policía Nacional dio al traste con su aventura al detenerlas en los alrededores de la estación de tren de Gijón. La adolescente pasó a otro centro de menores, y en marzo de 2018 conoció a su novio: es de origen «marroquí», tiene «diez años» más que ella y sobre él pesan «dos órdenes de busca y captura» del juzgado de lo Penal por varios delitos, según los padres.

La pareja huyó a Bilbao el año pasado. La madre de C. Á. N. fue en su búsqueda, pero «no la encontró». Recorrió junto a una amiga, Ana, cada rincón de la ciudad vasca. Unos días mas tarde, la menor regresó a Oviedo. «Pensé que volvía a casa, pero no. Vino a buscar la documentación de su novio para irse al extranjero con él», apuntó su madre. Tras pasar unas horas en el centro de menores de Cayés, del que «también se fugó», la Policía logró dar con su paradero cuando estaba a punto de coger un autobús para volver a Bilbao. Tras unos meses en el centro de Miraflores, en los que recuperó la normalidad, fue trasladada al centro de menores de Oviedo. «Fue el 15 de marzo y el 25 de abril se fugó».

Entre medias, volvió a tener contacto con su novio. Lo hicieron a través de las redes sociales y durante unos días la adolescente estuvo en casa de «una amiga y su madre» en Oviedo. En todo momento, la adolescente se puso en contacto con sus padres, pero desde el 6 al 10 de mayo no tuvieron noticias suyas: «Como no sabíamos nada de ella, hablamos con la chica con la que estuvo en su casa y tras mucho preguntarle nos dijo que no estaba con ella. Que se había ido con su novio».

Ayer, los padres tuvieron la última conservación con su hija. Llevaban «diez días» sin tener noticias suyas: «Nos dijo que el móvil se rompió». No la creyeron. Sus padres aseguran que el novio «no le deja hablar con ellos». «Él le ha comido la cabeza. Le ha dicho que era una inútil y que no sabía llevar una casa». Piden ayuda para encontrarla.